Público
Público

Cambios legales para acelerar la obra pública con dinero privado

El aval que se pide a las constructoras se rebaja del 5% al 2% del contrato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hacer que las infraestructuras sirvan para adelantar la recuperación tras el recorte de la inversión del Ministerio de Fomento sólo será posible activando las obras con dinero privado que prevé el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI) de 17.000 millones. Con este fin, el PSOE ha promovido en el Congreso un cambio en la Ley de Contratos para impulsar estos nuevos proyectos, que se anunciarán antes del verano.

La modificación consiste en que se rebajarán las garantías que se piden a las constructoras cuando ganan un proyecto de infraestructuras de este tipo, que se denominan concesiones. Bajo este modelo de colaboración público-privada, las empresas adelantan el dinero de las obras pero luego se quedan con la gestión de la infraestructura durante 25 o 30 años (sea ferrocarril o carreteras, respectivamente) y cobrarán un canon anual de Fomento a partir de 2014 con el que recuperarán el dinero más una prima del 10%.

Hasta ahora, las concesionarias tenían que poner un aval o fianza por el 5% del importe del contrato. Con el cambio, esta garantía podrá bajar hasta el 2%. El cambio se ha realizado a través de una disposición adicional en la Ley sobre Infraestructuras y Servicios de Información Geográfica que aprobó el Congreso la semana pasada. 'Esta modificación servirá para acelerar las licitaciones del PEI', señaló Rafael Simancas, portavoz del PSOE en la Comisión de Fomento.

La rebaja es una buena noticia para las constructoras, que no tendrán que mantener esa elevada fianza durante toda la vida del contrato. La reducción supone un incentivo para las grandes concesionarias de infraestructuras, que son las que primero van a acudir a estas nuevas obras.

El Plan Extraordinario de Infraestructuras fue anunciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el 7 de abril, antes del plan de ajuste. Su objetivo es estimular la economía con más actividad en un sector que aún pesa (incluyendo obra civil y de edificios) más de un 9% en la riqueza nacional, así como generar y mantener puestos de trabajo. Pero, tras el recorte de 6.400 millones en dos años que tendrá que realizar Fomento, las constructoras esperan que el PEI sirva para compensarlo. Aunque el sector duda que este efecto se pueda ver este año.