Público
Público

Camboya deporta a China a 20 uigures pese a las protestas de ACNUR

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Camboya deportó anoche a China a 20 de los 22 uigures que esperaban a que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) verificara sus datos para darles el estatus de refugiado político, informó hoy el Gobierno.

Los uigures salieron ayer de Phnom Penh en un avión chino y según el Ministerio de Exteriores camboyano, fueron expulsados por entrada ilegal en el país bajo las leyes de inmigración, y no por presiones de Pekín.

La agencia de la ONU afirma que Camboya viola así la Convención de la ONU sobre los Refugiados de 1951 porque todavía no se había determinado el estatus de los uigures, que fueron detenidos ayer por la mañana por la Policía ante las protestas de grupos como Amnistía Internacional o Human Rights Watch.

"Se han reído del ACNUR, les hicieron un favor (a las autoridades de Camboya, y así se lo pagan", señaló a Efe el misionero español Kike Figaredo, que ha seguido el caso desde que hace dos semanas se divulgó la presencia de los uigures en Phnom Penh.

La deportación se produjo la víspera de la visita a Camboya del vicepresidente chino, Xi Jinping, mientras se desconoce la suerte de dos civiles que al parecer huyeron del primer grupo de 22.

El primer ministro camboyano, Hun Sen, hizo caso omiso de las peticiones de las organizaciones de derechos humanos para que no expulsara a los civiles, a los que Pekín tacha de "criminales".

Amnistía Internacional asegura que en cuanto regresen a China, los 20 civiles serán torturados puesto que huyeron tras los disturbios del pasado junio en la ciudad de Urumqi, que se saldaron con casi 200 muertos y más de 1.600 heridos.

Los uigures de la región noroccidental china de Xinjiang, antaño dominada por musulmanes descendientes de los turcomanos y que contiene enormes reservas de recursos naturales, denuncian que son explotados por los colonos de la etnia mayoritaria han.