Público
Público

«El camino de Extremadura no frena a la derecha»

El candidato de IU a la presidencia de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, confía en que la izquierda combata las políticas neoliberales y la «dura tenaza» de PP y PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Diego Valderas (Bollullos Par del Condado, Huelva, 1953) acaba de ser elegido candidato de Izquierda Unida a la presidencia de la Junta de Andalucía y ha logrado unir todas las sensibilidades en la coalición. Fue escogido por unanimidad.

¿Cuáles son las claves para que IU mejore sus resultados?

Queremos llegar a aquellos que todavía tienen esperanzas de que la izquierda combata las políticas neoliberales y la dura tenaza de PP y PSOE. Queremos dar esperanza a la gente. IU tiene el concepto del rostro humano por encima de cualquier otro contenido. La prioridad es el empleo y presentaremos un plan.

¿Se haría con fondos públicos?

Efectivamente. Queremos dinamizar la economía social, las cooperativas y los autónomos por encima de los mercados y de las multinacionales. Debemos, además, hacer más esfuerzo en I+D+i. A partir de ahí, debemos avanzar en el Estado Social, blindando educación, sanidad, dependencia y servicios sociales.

¿Propone reformar el Estatuto para eso?

Si PP y PSOE no están diciendo mentiras, debemos pactar por unanimidad que los presupuestos de Andalucía no rebajarán nunca esas políticas.

¿Y de dónde sacarían los recursos para el empleo en plena crisis?

No se trata sólo de reactivar el presupuesto desde la austeridad, sino de recaudar más creando un ámbito de justicia fiscal y acudiendo a la ciudadanía. Si somos más contribuyendo y contribuimos de forma más solidaria, todos nos beneficiaremos. Ha llegado el momento de preguntar con seriedad no solamente qué hace Andalucía por los andaluces, sino qué podemos hacer los andaluces por Andalucía, recordando a Kennedy. Hay posibilidades de bonos de las comunidades para que entren los ciudadanos. Prefiero darle rentabilidad a los ciudadanos sobre los bonos que a la banca y las grandes fortunas, como las Koplowitz. Hay posibilidades en el ahorro de Andalucía para ir abriendo espacio a una banca pública y social. «Cuanto más cerca está el PSOE del PP, más se aleja de IU. Que no nos esperen»

¿La reforma de las cajas fue una oportunidad perdida para eso?

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, hizo un fiasco. Porque el objetivo de aquella gran caja se podría haber conformado con un gobierno andaluz más fuerte. Hubiéramos podido conformar el quinto polo de fortaleza financiera. En cambio, hemos contribuido a dispersar el ahorro andaluz. Unicaja y Cajasol tienen solvencia. El problema es que ya no sirven a un territorio. Y eso lo echaremos de menos.

¿Qué impuestos crearía o modificaría?

Necesitamos un impuesto de patrimonio serio, que grave las rentas de capital, no un sucedáneo. También debemos sondear las tasas medioambientales. Y está la lucha contra el fraude y la economía sumergida. Ahí hay una gran bolsa de recursos, que se escapan. El PSOE ha sido incapaz de poner esto en valor. Y hay que poner encima de la mesa otro gran impuesto para poner a los mercados financieros en su sitio. En fin, hay que velar por que la pérdida que ha tenido la relación impuestos de trabajo-impuestos de capital se equilibre.

¿Es un buen momento para que IU llegue a acuerdos electorales con otras fuerzas?

Estamos volcados. No sólo vale un discurso equilibrado, transformador, anticapitalista y de confrontación frente a PSOE y PP, abrazados a las teorías conservadoras. Junto a eso se necesita conformar un bloque social alternativo. La atomización del voto en la izquierda juega contra IU. Aquí hay dos cuestiones. Una, sin una fuerte movilización de la generación más joven, no habrá cambio. Y dos, debemos mover a quien está en la abstención. Cuando alguien quiere parar las políticas de PSOE y PP desde la abstención o el voto en blanco, no lo hace. Inconscientemente o conscientemente las impulsa.

¿Cuentan con los sindicatos?

Debemos enviar un mensaje al sindicalismo de clase. O la tenaza PSOE-PP o IU. Los afilados de CCOO, de UGT, de CGT o del SAT tienen que ver en IU el referente. Somos quien mejor les representa.

¿Va a ir por Huelva?

He dicho lo que siento. Me debo a mi tierra, lo que políticamente soy se lo debo a Bollullos y a Huelva. Si Diego Valderas le tuviera que decir al coordinador general y candidato [él mismo] qué territorio, le diría Huelva. Pero no cierro puertas. Ya veremos, tampoco es lo importante.

«La abstención no sirve para parar las políticas de PSOE y PP»

¿Está resuelto el tema de la incompatibilidad de los alcaldes con Sánchez Gordillo?

Está superado. Tenemos unos estatutos y eso obliga a todos. Pero IU quiere una reforma de la ley electoral que no se quede en la incompatibilidad. No queremos frustrar las reivindicaciones del Movimiento 15-M.

¿Pactaría IU con el PSOE para evitar un Gobierno del PP o podría pasar como en Extremadura?

El camino de Extremadura no es el camino para luchar contra las políticas de derecha. Otra cosa es que eso nos lleva a una confrontación dura con el PSOE. Y nuestra primera alianza es indiscutiblemente con las urnas.

¿Preguntarán a sus militantes?

Los militantes de IU emitirán su opinión en reférendum sobre políticas. Lo que no nos vale en este momento es PSOE sí, PSOE no, PP sí, PP no.

¿Será como el de Extremadura?

No. Será uno en el que se diga: oiga, a estas políticas podemos abrirle paso, a la política fiscal, de empleo, de reforma de la ley electoral, de participación democrática, esas son las políticas. Ahora, el PSOE está en una gran coalición de intereses con el PP y su pacto constitucional va más allá de cualquier concepto. No digo que PSOE y PP son iguales, pero sí caminan por la misma acera. Cuanto más se acerca el PSOE al PP, más se aleja de Izquierda Unida. Que el PSOE no espere depender de nosotros.

Entonces, ¿qué harán?

Proponer lo máximo. Propondremos 20 ejes de contenidos, que tendrán unos límites. Por debajo de esos límites, que exigirán cambios hacia la izquierda, Izquierda Unida no va a estar. Para hacer más de lo mismo, no necesitamos alforjas. A partir de ahí, hay muchos escenarios. No tiene que ser un escenario de gobierno.

¿Qué le parece que las autonómicas no coincidan con las generales?

Comprendo que tres elecciones en un año agotan a la ciudadanía y, si la ciudadanía no ve soluciones, hay cansancio y frustración. Pero soy partidario de las separadas, porque el debate andaluz tiene tintes diferenciales del debate de España.  

¿Y qué le parece el vodevil del PSOE con Rosa Aguilar?

Hace tiempo que tomé la decisión de no opinar sobre alguien que libremente se marchó de este proyecto. En todo caso, yo dije: ahí va.