Público
Público

Campa y la mano invisible

El secretario de Estado visita EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dicen que el roadshow emprendido por José Manuel Campa y Soledad Núñez por Estados Unidos fue organizado por una agencia de relaciones públicas. Dicen también que fue Josef Ackermann, presidente de Deutsche Bank, quien en una reunión con Zapatero en el Palacio de la Moncloa, el pasado 1 de junio, le recomendó contratar a una de esas agencias para explicar la situación en el mercado norteamericano. En el plan de trabajo destacaba la visita de Campa, que ayer se trasladó a Los Ángeles (California) a la sede de Pimco, el fondo de inversión más grande del mundo, fundado en 1971, que desde el año 2000 es propiedad de la aseguradora alemana Allianz. Su inversión en bonos sobrepasa el billón de dólares. El deseo de Campa era entrevistarse con Bill Gross, cofundador de Pacific Investment Management Co, y principal ejecutivo del fondo. Es Míster Market o la mano invisible.

Con el anuncio de Moody's de poner en revisión la calificación de matrícula, o triple A, de España y de las empresas participadas Adif, Sepi y Cores (aparte de la degradación ya efectiva de cinco comunidades autónomas), Bill Gross ha conseguido aquello que tanto criticó el pasado 5 de mayo, cuando en su carta mensual, la biblia de los mercados, escribió a propósito de la primera decisión de una de las agencias de quitar la triple A al Reino de España. 'Standard & Poors ha rebajado un escalón a AA desde AA+ la calificación de España la semana pasada, advirtiendo que podrían sufrir una nueva rebaja si no se andaban con cuidado. ¡Oh, qué duros! Y créanlo o no, Moody's y Fitch aún le dan AAA', señaló Gross. Y aquí viene lo mejor: 'Tenemos a un país con un 20% de desempleo y un reciente déficit por cuenta corriente del 10% que ha suspendido pagos 13 veces en los últimos doscientos años, cuyos bonos ya se están negociando a un nivel de grado medio Baa [con un componente especulativo] y cuyo destino depende cada vez más de la amabilidad de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para rescatarle'.

La visita a EEUU está organizada por una agencia de relaciones públicas

Desde esta carta las cosas han cambiado. Fitch Ratings siguió los pasos de Standard & Poors hace tres semanas y ahora le toca el turno a Moody's, que ha difundido el fallo, la posibilidad de rebajar la calificación uno o dos escalones, 'como máximo', y ha anunciado su sentencia de aquí a tres meses.

La clave está en la fase de estancamiento que se ha abierto en España, una fase que el ajuste fiscal va a convertir en más depresiva, dejando a la economía atrapada y sin salida. Y, claro, los modernos mercados, como los antiguos usureros, quieren cobrar intereses más altos cada vez.