Público
Público

Camps enfrenta hoy la destitución de Costa

El PP nacional presiona para que el president reforme su Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por primera vez desde que el pasado 13 de octubre estalló la crisis entre la dirección nacional del PP y la estructura valenciana del partido, el president Francisco Camps dio ayer muestras de tomar cartas en el asunto con la convocatoria, para esta tarde, de una reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo regional. Forzada la caída de Ricardo Costa como número dos del PP en la Comunidad Valenciana, ahora Génova exige a Camps que tome decisiones antes de la trascendental reunión que Mariano Rajoy ha convocado para el martes en Madrid con el objetivo de recuperar las riendas del partido.

El encuentro tendrá un único punto en el orden del día: el informe del propio presidente valenciano, pero de él se espera que salga el nombre del sustituto de Costa. La latente división interna de los conservadores valencianos entre los que apoyan a Camps y los que se decantan por el ex ministro Eduardo Zaplana, podría, sin embargo, dificultar la elección del cargo.

El alcalde de Castellón es el principal candidato para el número dos

El president tiene dos opciones: dar un golpe de autoridad e imponer a un candidato para suceder a Costa o ceder a las presiones y pactar el nuevo secretario general con los barones del partido que presiden las tres diputaciones provinciales.

El cargo de secretario general únicamente puede ser asignado a los vocales del Comité Ejecutivo, lo que limita las alternativas. De no hallar a la persona adecuada, otra de las opciones es nombrar un coordinador que cumpla transitoriamente las funciones que hasta ahora venía desempeñando Costa en su condición de número dos del partido.

Precisamente, los nombres que más posibilidades tienen no son miembros del Comité. El más probable es Alberto Fabra, alcalde de Castellón, que gozaría, además, del consenso de los tres barones. En distintos medios también se han considerado los nombres del vicepresidente de Les Corts, Antonio Clemente, y del diputado Vicente Ferrer, aunque ninguno está en situación de concitar la unanimidad de las distintas facciones del partido en el Comité Ejecutivo regional.

Camps debe optar entre decidir por su cuenta o pactar con los barones

A la reunión acudirán, entre otros, dos dirigentes a los que la Policía relaciona muy estrechamente con la trama Gürtel (la tesorera del partido, Yolanda García, y el visecretario de Organización, David Serra) cuyo futuro podría ser idéntico al de Ricardo Costa.

La dirección nacional del PP también presiona a Camps para que, en cuanto pueda, reforme su Gobierno. Los ajustes en la Generalitat podrían afectar a dos consejeros, Vicente Rambla y Juan Cotino, vinculados ambos al caso Gürtel (el segundo sólo por motivos familiares).

En cualquier caso, nadie duda que la cita de hoy en Valencia es sólo el prólogo de la que tendrá lugar mañana en Madrid, cuando se reúna el Comité Ejecutivo Nacional del PP, convocado la semana pasada por Mariano Rajoy para afrontar dos graves problemas: la proliferación de los casos de corrupción en el partido y la pugna por el poder en Caja Madrid. Todo apunta a que ésta volverá a ser una semana intensa para el PP.