Público
Público

Camps: "Yo me pago mis trajes"

La plana mayor del partido, con Rajoy a la cabeza, arropa al presidente de la Generalitat de Valencia durante una conferencia que pronuncia en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Toda la mano dura que el PP ha aplicado en Madrid contrasta con la permisividad dada en Valencia en relación al caso Gürtel. Mientras que en la capital se sucedían el pasado viernes las dimisiones, en Valencia todo era apoyo cerrado al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y a su 'número dos', Ricardo Costa.

Cuando el pasado 7 de enero, el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, fue contactado por ABC para que participara en uno de sus almuerzos informativos no se le pasaba por la cabeza cuál iba a ser el contexto: la instrucción del caso Gürtel. Ni la concurrencia de público: la plana mayor del PP, encabezada por Mariano Rajoy. El cierre de filas sonaba mucho al que ofrecieron los conservadores, en esta ocasión con Rajoy, tras el Comité Ejecutivo Nacional del miércoles 11 de febrero, cinco días después del estallido de este escándalo.

A Camps le sobraron las palabras bonitas y bien sonantes para describir el 'cariño' que está recibiendo de los suyos y de 'personas anónimas' durante estos días, cuando la financiación del partido que preside ha sido puesta en tela de juicio y cuando el juez Baltasar Garzón le ha acusado de recibir presuntamente trajes por valor de 12.783 euros a cambio de realizar adjudicaciones a las empresas de Francisco Correa, supuesto cabecilla de la trama.

Una de las preguntas obligadas de la jornada fue la procedencia de la ropa que supuestamente recibió como pago en especie. 'Claro que yo me pago mis trajes', respondió tajante. El presidente valenciano mantuvo que no sabía a qué venía esta acusación. 'Tengo mi opinión al respecto y confío que se vaya demostrando a medida que pasen lo días'.

Ricardo Costa, su número dos en el partido, le escuchaba atentamente. En el auto de inhibición del juez Garzón a favor del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, también figura que supuestamente recibió trajes en forma de pagos en especie por valor de 7.325 euros.

'Tengo la tranquilidad absoluta -proseguía Camps-, tanto yo como mis compañeros, por las cosas que hacemos todos los días'. A juicio de Camps, sus 20 años 'en distintos cargos de responsabilidad' le avalan y le dan 'la fuerza' para 'seguir trabajando' por su comunidad y por España.

Tras dar su versión sobre el tema de los trajes -la dirección nacional del partido reconoce no haber visto facturas al respecto-, tocaba dar la cara por el sistema de adjudicaciones de la Generalitat. Camps señaló que éstas responden a 'la aplicación estricta del derecho administrativo, con procedimientos y concursos'. También mantuvo que 'a día de hoy nadie ha demostrado nada respecto a ninguna irregularidad en las adjudicaciones en la Comunidad Valenciana y las cosas que se han dicho se han ido disipando y no han durado ni 24 horas'.

Siguiendo con su tesis, Camps considera 'injusto' que se esté intentando levantar un manto de sospecha sobre la Generalitat valenciana cuando ésta realiza 3.000 adjudicaciones al año y 'nadie ha encontrado la más mínima duda'.

Estas afirmaciones chocan con la postura de uno de sus hombres, Serafín Castellano, conseller valenciano de Gobernación. Hace casi un mes reconoció que lleva diez años adjudicando obras y reformas en edificios públicos a la constructora de un matrimonio de amigos íntimos.

El también presidente del PP de la Comunidad Valenciana sostuvo que el caso Gürtel ha hecho que tenga más fuerza y más ilusión y que no se plantee un cambio en su Gobierno porque está 'encantado'.

Camps no ve en el hecho de no estar suspendido de militancia, como otros de sus compañeros de partido, una muestra de que para el PP hay militantes de primera y de segunda. 'Nunca los hubo'.

Sobre cómo terminará el asunto, tiene su propia tesis: 'Estoy convencido de que las cosas volverán a su cauce, y las conciencias tranquilas seguirán tranquilas, y las intranquilas seguirán intranquilas'.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Saénz de Santamaría, y el portavoz en el Senado, Pío García Escudero, arroparon este mediodía al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, implicado en la supuesta trama de corrupción liderada por Francisco Correa.

La secretaria de Política Institucional y Autonómica del PSOE, Mar Moreno, consideró 'bochornosa' la actitud del PP al 'homenajear' al presidente valenciano, Francisco Camps, cuando está siendo investigado por su presunta relación con la trama dirigida por Francisco Correa.

En un comunicado, la dirigente socialista dijo que el 'homenaje' a Camps, denota 'lo poco que afectan al PP las acusaciones de corrupción y su manera de sacar pecho frente a actuaciones judiciales'.

Moreno critica además al PP por actuar 'a la carta' y según el grado de afinidad política con Mariano Rajoy ante las 'denuncias de corrupción', ya que mientras se producen dimisiones en Madrid hay, dice, homenajes a Camps, cuando ambas investigaciones judiciales 'están abiertas con acusaciones igualmente graves'.

Para la secretaria de Política Autonómica del PSOE, lo que debería hacer el PP en lugar de 'cerrar filas' en torno a Camps es 'abrir las puertas a la investigación judicial', asumir responsailidades políticas y trasladar a los ciudadanos 'un mensaje de seriedad ante la corrupción'.