Público
Público

El campus privado quiere apoderarse de Medicina

Las comunidades del PP apuestan por la universidad de pago para paliar la falta de médicos especialistas. Los decanos y los facultativos rechazan que la solución sea aumentar las plazas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La propuesta del ministro de Sanidad, Bernat Soria, de ampliar las plazas de las facultades de Medicina para paliar la falta de médicos especialistas es rechazada por facultades, médicos y estudiantes. La idea sólo cuenta con dos impulsores: las comunidades autónomas que gobierna el PP y las universidades privadas.

El presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Medicina, Joaquín García Estañ, considera 'incomprensible' que se atribuya a las facultades la falta de médicos de familia y pediatras.

'Son las comunidades autónomas las que tienen que ampliar las plazas de los hospitales, no las facultades', explica García Estañ, que representa a las 33 facultades públicas y privadas de Medicina.

Pero la propuesta de Soria ha dado alas a las pretensiones de los campus privados. Este curso académico se han estrenado dos facultades de Medicina privadas: la Universidad Europea de Madrid y la Universidad Internacional de Catalunya. El curso que viene, será el turno de la Universidad Católica de Valencia. Se unirá al CEU de Madrid, a la Universidad de Navarra y a la de Murcia. En total, serán seis facultades privadas, de 34.

Además, los gobiernos del PP en Madrid y en el País Valenciano quieren ampliar la oferta privada de plazas. Del otro lado, los decanos consideran que se trata de una privatización encubierta de las facultades. Y el Ministerio de Ciencia, responsable de la política universitaria, advierte de que no se aprobarán títulos sin los criterios de calidad exigidos por la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación).

El consejero de Sanidad de Madrid, Juan José Güemes, defiende la eliminación del cupo de plazas. 'Nuestro sistema hospitalario permite su incremento', argumenta. Según asegura, en los próximos 10 años se jubilará un tercio de los médicos del Sistema Nacional de Salud y otro tanto cumplirá 55 años. 'Esto es relevante porque a partir de esa edad no hacen guardias', añade.

Para los decanos, la intención de Güemes o de su homólogo en Valencia, Manuel Cervera, es abrir 'la puerta falsa' a los alumnos que no consiguen entrar en la pública, según García Stañ. 'Se trata de acabar con la igualdad de oportunidades porque las privadas sólo exigen Selectividad y dinero para la matrícula, mientras que en la pública la alta nota de acceso hace que sólo entren los mejores', analiza.

La Sanidad pública necesita médicos de familia, pediatras y anestesistas. Sanidad ha calculado el déficit en 3.200 especialistas y se ha comprometido a promover que aumente el número de estudiantes hasta los 7.000 anuales. En 2007, en las universidades españolas, se licenciaron 3.841 médicos. La oferta de plazas MIR 6.661 superó de largo ese número. A la cifra de licenciados, hay que sumar 5.383 títulos de extranjeros que decidieron especializarse en España.

Los decanos de las facultades, la Organización Médica Colegial (OMC) y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina también se oponen a que a ciertos alumnos se les enseñe en centros privados y luego hagan las prácticas en los hospitales públicos. 'En los hospitales, van a coincidir con los estudiantes de la pública y el sistema se satura. No tiene sentido que se junten siete alumnos de prácticas siguiendo a un médico: no aprenden y el paciente se agobia', explica el vicesecretario de la OMC, Francisco Toquero.

El representante de los colegiados advierte del peligro de ampliar las plazas. 'Si se forman 7.000 por año, de aquí a 2025 habrá 100.000. Las previsiones de jubilación son de 68.000. Sobrarían 30.000. A eso hay que sumar los médicos cuyos títulos se homologan', explica. Toquero teme que la profesión vuelva a la 'plétora de la década de 1970', que provocó un elevado paro.

Para la OMC, más que faltar médicos, están mal repartidos. La solución pasa por incentivar su trabajo en determinadas zonas y conseguir que los que ejercen en el extranjero (unos 6.000, según esta organización) regresen a España.

La carencia de médicos se arrastra desde hace una década, lo que refleja un problema de imprevisión, según los decanos. El ministro Soria ha recordado en más de una ocasión que hace 10 años gobernaba el PP.