Público
Público

Canadá halla un químico polémico en la mayoría de su población

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Solarina Ho

El bisfenol A, un químico muy usado queCanadá ha prohibido en la fabricación de biberones, estápresente en los cuerpos del 91 por ciento de los canadienses,según un informe que muestra la prevalencia de la polémicasustancia en la vida diaria.

Statistics Canada dijo que era la primera ocasión en que semedía el alcance con el que ha sido absorbido por la poblaciónel químico industrial, conocido como BPA.

"Lo realmente importante en todo esto es que por primeravez tenemos información de referencia para estudiar tendenciasy rastrear qué está ocurriendo con respecto a la exposición albisfenol A", dijo Tracey Bushnik, de la división de análisis dela salud de Statscan.

El BPA se utiliza en botellas de plástico y como capa deprotección en muchos productos, desde recibos de compra hastalatas de comida, aunque también tiene otros muchos usos.

Algunos estudios insinúan que incluso bajos niveles decontacto al principio de la vida podrían afectar el desarrolloneuronal y el comportamiento, lo que llevó a Canadá a anunciarplanes para prohibir su uso en los biberones.

Ciertos grupos de consumidores, haciendo referencia a unarelación con el cáncer, la obesidad, la diabetes o lacardiopatía, quieren que las restricciones sean más amplias.

El informe de Statscan está basado en una investigación dedos años de duración que midió los niveles de exposición entrelos canadienses a más de 80 productos químicos y contaminantesmedioambientales.

El trabajo halló una concentración media de 1,16microgramos por litro en la orina de los canadiensesexaminados. Los adolescentes tuvieron la mayor concentración deBPA, mientras que los niños de entre 6 y 11 años registraron unnivel más elevado que los adultos mayores de 40 años.

Esto indicó que había una "exposición continuageneralizada" al químico entre los canadienses, según elinforme.

"Los recibos de la compra están impregnados de estasustancia y se absorbe a través de la piel", dijo el doctorRick Smith, director ejecutivo del grupo Environmental Defencey autor de un libro llamado "Slow death by rubber duck" (Muertelenta por el pato de goma).

"La molécula media de BPA la elimina el cuerpo humano enmenos de seis horas", expresó Smith. "Si podemos conseguir queal menos el BPA fuera expulsado de algunas zonas importantes denuestras vidas, los niveles de nuestros cuerpos descenderán muyrápidamente", agregó.

SOLO SABEMOS QUE ESTA AHI

Bushnik aseguró que los datos de BPA son similares a los deotros países como Estados Unidos o Alemania.

"El BPA es utilizado tanto que efectivamente seríasorprendente si no se hubiera encontrado en nuestro cuerpo",dijo el médico Joe Schwarcz, autor y profesor de química en laUniversidad McGill de Montreal.

"Que esté ahí no significa nada más que está ahí. Noimplica que sea peligroso, no implica que no lo sea", señaló yañadió: "No tenemos ninguna prueba para declararlo el demoniopersonificado", insistió.

La encuesta de Statscan también encontró que todos loscanadienses poseen alguna concentración de plomo en suscuerpos, pero los niveles son significativamente más bajos delos que se registraron por primera vez en una investigación llevada a cabo hace 30 años.

Menos del 1 por ciento de los canadienses cuenta conconcentraciones mayores a los 10 microgramos por decilitro desangre, en comparación con el 27 por ciento de hace 30 años.Una alta concentración de plomo en la sangre puede elevar elriesgo de daño en el sistema nervioso y en los riñones.