Público
Público

"El canal de venta no ha apostado por el ebook"

Santos Palazzi y Aitor Grandes analizan los cambios del sector del libro  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Santos Palazzi y Aitor Grandes representan los dos senderos por los que camina en la actualidad el sector del libro. El primero es director de Desarrollo Digital de Planeta, encargado de adentrar a la editorial en el mundo del ebook; el segundo es uno de los creadores de 24symbols, empresa que vende libros electrónicos en internet siguiendo el modelo de Spotify en la música. Los dos charlaron para Público sobre el futuro de la industria ante los cambios que se avecinan.

Público: Cada vez se habla más del modelo de la nube para la venta de ebooks. ¿Es el futuro?

Aitor GrandeS: Clarísimo. Es un modelo de sentido común. Antes las empresas para tener electricidad tenían casi su propia central dentro de la compañía y ahora utilizan ese servicio. El modelo de la nube lo llevamos viendo las empresas tecnológicas desde hace tiempo y ahora ha pasado a la industria cultural. Es accesible desde cualquier sitio, fácil y en un click.

Santos Palazzi: Es la realidad hoy. Amazon está prestando ya un servicio en la nube. Yo discrimino más entre el modelo de descarga o el de suscripción, porque todo es ya nube.

P: ¿Y qué va a pasar con las descargas?

SP: Yo creo que este modelo convivirá, pero va a ser residual. Los modelos que se van a imponer son los que faciliten enormemente el proceso de compra y de lectura.

P: ¿Estos modelos de suscripción, que tienen su versión Freemium, como Spotify o Netflix, son rentables?

AI: Son un modelo de negocio, no una ONG. Y no lo hemos inventado noso-tros sino que vienen del mundo del software y que ahora está siendo adaptado por las industrias culturales. Se basan en que un gran porcentaje consume contenido free y luego hay otro porcentaje que se pasa al Premium. Nosotros intentamos que este llegue al 10%. De esta forma, son modelos muy rentables.

SP: En Planeta, el modelo de suscripción no es posible. El primer requisito es disponer de un catálogo transversal que trasciende al sello editorial. Una oferta de suscripción sólo de libros de Planeta es una oferta capa-da e insuficiente para satisfacer las necesidades lectoras. Una oferta de suscripción se tiene que lanzar desde una empresa como 24symbols o Círculo de Lectores.

P: ¿Y no va a ser así el proyecto de la tienda Telefónica? ¿Cuándo se va a lanzar?

SP: Telefónica lo que tiene es la intención de abrir una tienda con modelo de descarga, pero no te puedo decir cuándo se va a lanzar. Nosotros vamos a estar ahí como va a estar también Mondadori. Y vamos a estar porque con cualquiera que quiera comercializar libros, la oferta de Planeta tiene que estar presente. Ahí tendremos todo el catálogo que tenemos digitalizado. Pero si es un modelo de suscripción no puede ser para nada una iniciativa sólo de Planeta.

Telefónica, Google, Apple y Amazon son empresas tecnológicas. ¿Cómo se observa desde el mundo editorial que sean ellas las que estén poniendo las reglas en esta industria?

AI: En los últimos diez años quien ha desintermediado los diferentes sectores siempre ha sido una empresa tecnológica que no conocía el sector. Y aquí hay una realidad, que es un lector y un escritor, y en el medio lo que hay son diferentes agentes. La tecnología pone en contacto directo al lector con el escritor. Y lo que entiendo es que habrá acuerdos con las editoriales.

SP: Claro, porque nosotros tenemos los contenidos.

AI: Las editoriales seguirán haciendo la función que realizan ahora en papel: el filtro, promoción, marketing online Porque lo que no puede ser es que no se filtre el contenido.

P: Hasta ahora los proyectos como Libranda no han funcionado bien. ¿No se comprendió bien el cambio que suponía internet?

AI: Yo voy a echar un capote a Libran-da. Se vendió como un proyecto de venta directa al consumidor final, pero no era así y a la calle no ha llegado en lo que realmente consistía.

SP: Sí, se criticó la política de precios, pero esta no tiene nada que ver con Libranda, sino con los editores. Por tanto, si alguien dice que los precios de Libranda son caros, se está equivocando, se está matando al mensajero y no al que toma esa decisión. Por otro lado, sí tengo que afear al canal de venta que nadie en este país ha apostado decididamente por el ebook. El canal de venta no ha apostado en ningún caso.

AI: Y eso es dramático. No hay más que ver lo que ha ocurrido con la cadena de librerías Borders en EEUU. La penetración de dispositivos va a ser muy alta, hasta del 30% en España. En los próximos cinco años va a cambiar todo completamente y eso es lo que no se está viendo en España. Se sigue hablando mucho, pero haciendo pocas propuestas, y sin embargo todo va cada vez más rápido. Hace unos meses en EEUU, durante un feria, había más de 800 iPads en una sala. Aquí, en este curso, sólo había dos.

P: ¿Cuál es la previsión de venta de ebooks en España para 2012?

AI: En España, de contenido no sé, porque mucha gente se lo está descargando de forma ilegal. Hay muchos más dispositivos de lo que se está consumiendo legalmente.

SP: Probablemente el consumo de contenidos digitales es enorme, pero en su gran mayoría, el 90 y pico por ciento, es no legal.

P: ¿Y no tiene algo que ver con ese consumo no legal el precio que cuestan los ebooks?

AI: Desde luego, la cuestión es ponerlo muy fácil y a un precio razonable, porque así la gente no pierde tiempo en descargarse el contenido de otra forma.

SP: Yo estoy de acuerdo. Los modelos de suscripción, compatibles con los de descargas, pueden frenar la piratería.

P: El experto Joi Ito señaló hace unas semanas que los gobiernos habían legislado sin entender internet. ¿Están de acuerdo?

AI: Sí, porque la comunicación ha cambiado. La gente que está legislando no es ni siquiera usuaria, no puede entender las diferentes vías de comunicación que hay.

SP: Entiendo que quien legisla debe conocer las reglas. Las soluciones que se están dando hoy no son las medidas adecuadas ni están frenando el uso indiscriminado. Primero hay que redefinir el concepto de copyright y después las leyes que regulan internet.