Público
Público

Cancelan los conciertos de Oasis en China por razones económicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La banda británica de rock Oasis no tocará en China debido a razones económicas y no por su relación con la cuestión del Tíbet, dijo el martes un empleado de la promotora encargada de los conciertos.

Oasis había dicho que China bloqueó presentaciones programadas para Pekín y Shanghái después de descubrir que el cantante y guitarrista Noel Gallagher había participado en el concierto benéfico "Free Tibet" en 1997 en Estados Unidos.

Pero un organizador de Beijing All Culture Communication, una pequeña compañía que promociona más presentaciones de ballet y conciertos chinos tradicionales que conciertos de rock, dijo a Reuters en una entrevista telefónica que el evento fue cancelado debido a una "difícil situación económica".

"No tengo dinero. Es normal en un ambiente de crisis económica (...) No tiene nada que ver con el problema del Tíbet", declaró el hombre, quien sólo dio su apellido, Luo.

China gobierna el Tíbet con mano dura desde que sus tropas entraron en la región del Himalaya en la década de 1950 y denuncia a cualquiera que desafíe su autoridad.

El Ministerio de Asuntos Exteriores respaldó la posición de Luo, aunque el portavoz Qin Gang agregó que el Gobierno aún investiga el caso.

"Según el organizador, la presentación fue cancelada debido a problemas económicos que tuvo", declaró Qin en una conferencia de prensa.

"Las autoridades chinas responsables de esto, los departamentos de cultura, ya han solicitado que los organizadores entreguen más información detallada", agregó.

El resto de la gira de Oasis por el sudeste asiático continuará como estaba prevista, incluyendo una presentación el 7 de abril en Hong Kong, una ex colonia británica que volvió a ser administrada por China en 1997.

China señaló que aumentaría los controles sobre los cantantes extranjeros después de que la islandesa Björk gritase "¡Tíbet! ¡Tíbet!" en un concierto en Shanghái.

A pesar de que en los últimos años ha permitido presentaciones de alto nivel, entre ellos The Rolling Stones, el Gobierno se esfuerza para que sean políticamente correctos.

A los artistas se les prohíbe presentar contenidos que puedan dañar la "unidad nacional" o "promover resentimientos" y a los promotores se les pide que entreguen listas y letras de las melodías para su aprobación.