Publicado: 04.08.2009 18:20 |Actualizado: 04.08.2009 18:20

Las canciones prohibidas por la dictadura argentina

No sólo tenían un contenido político, sino también romántico: José Luis Perales o Camilo Sesto, por ejemplo, sufrieron la censura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno argentino divulgó por primera vez una lista de canciones que fueron prohibidas durante la última dictadura militar, donde figuran temas de Eric Clapton, Pink Floyd, Queen y Alberto Cortez, entre otros. "Nunca nadie se había ocupado del tema de manera institucional. Para nosotros tiene una relevancia cultural, política y social. Busca abrir archivos que hasta ahora habían sido vedados", sostuvo el titular del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gabriel Mariotto, en declaraciones publicadas hoy por el diario Crítica.

La lista, que está disponible en la página web del Comfer, está compuesta por unas 150 canciones cuyas letras se consideraban "no aptas para ser difundidas por los servicios de radiodifusión".

Entre los temas prohibidos hay los de artistas argentinos como León Gieco, Charly García, Luis Alberto Spinetta, Cacho Castaña, Horacio Guarany y Ramón Palito Ortega, quien en la década pasada fue gobernador de la provincia de Tucumán.

También aparecen temas como Cocaine, del británico Eric Clapton; The Wall, de la legendaria banda Pink Floyd; Get down, make love, de Queen; Te recuerdo Amanda, del chileno Víctor Jara; Desayuno, del brasileño Roberto Carlos, y Pequeño Superman, del español José Luis Perales. El único tema cuya letra aparece detallada en su estribillo es Wake up, de Jankel, según se desprende del listado de folios con el membrete de Presidencia de la Nación.

Algunas canciones también eran calificadas como "no aptas en horario de protección al menor", como el caso de Su primer desengaño, del popular cantante argentino Sandro, o Amor a plena luz, del español Camilo Sesto. Las canciones que fueron censuradas no sólo tenían un contenido de perfil político, sino también temas melódicos, románticos, algunos de los más conocidos del rock local y hasta aquellos que apelan al lunfardo, el argot de Buenos Aires.

Durante la dictadura argentina, que también aplicó la censura en otros ámbitos de la cultura, desaparecieron 18.000 personas, según cifras oficiales, aunque los organismos de derechos humanos elevan esa cifra a 30.000.