Público
Público

Los candidatos cierran la campaña electoral en Chile

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los candidatos presidenciales chilenos se jugaron el jueves su última carta pública para captar los votos para los reñidos comicios del domingo, en actos callejeros con los que cerraron una tibia campaña electoral.

El favorito según las encuestas, el multimillonario de derechas Sebastián Piñera, ocupó con un escenario de campaña la principal avenida de Santiago desde la mañana, interrumpiendo el tráfico de los santiaguinos, que están más pendientes del campeonato local de fútbol y de las compras navideñas.

"Este domingo, cuando chilenos y chilenas esten en la urna, en ese momento de intimidad, pedimos que nos den una oportunidad, no para repetir la historia, sino para cambiar esta historia para mejor", dijo Piñera ante unos 15.000 partidarios, según estimaciones extraoficiales.

Piñera lograría la mayoría de los votos del domingo, pero no los suficientes para eludir una segunda vuelta el 17 de enero ante el aspirante oficialista, el ex presidente Eduardo Frei, que aparece segundo en intención de voto.

Si el empresario gana las elecciones, pondrá fin a dos décadas de gobiernos de la coalición de centroizquierda Concertación, que se formó con el objetivo de sacar del poder al dictador Augusto Pinochet y que ahora muestra evidentes fracturas entre sus socios.

Piñera también daría a la derecha su primer Gobierno en medio siglo, sin considerar la dictadura en la que más de 3.000 personas murieron o desaparecieron víctimas de la violencia política.

"He aprendido que uno sólo está preparado para ser presidente cuando siente los dolores de los demás como propios, cuando comprendamos que ninguna circunstancia justifica y mucho menos implica atentar contra los derechos humanos", dijo el candidato de la derecha.

OJOS EN LAS URNAS

Las perspectivas de un cambio de frente en la conducción del país no han logrado calentar una campaña que tiene la mirada en una casi inevitable segunda vuelta.

"Es increíble, estamos a cuatro días de la elección y parece que faltaran dos meses (...) Creo que (las campañas) están tibias a nivel ciudadano. Porque nada muy importante va a cambiar en la vida de las personas", dijo el abogado, periodista y columnista Héctor Soto.

El candidato oficialista escogió la avenida Costanera en la ciudad de Concepción, en el sur del país, para un cierre de campaña de tono más cultural que masivo, a diferencia de elecciones anteriores en donde la efervescencia en las calles era un tinte obligado del proceso electoral.

Ante unas 5.000 personas, Frei justificó la elección de la ciudad sureña para el cierre de campaña como un llamamiento a favor de la descentralización en el país y defendió también el respeto a los derechos humanos.

"Por primera vez las fuerzas progresistas y democráticas llegamos representadas por tres candidatos al momento de la elección, pero hay algo más importante (...) somos muchos más los que creemos en la libertad, en la democracia, en el respeto a los derechos humanos, como valores fundamentales", dijo.

"Somos muchos más los que tenemos la certeza de que el mercado debe estar al servicio de las personas y no las personas al servicio del mercado", añadió.

Con un distante tercer lugar en las encuestas de opinión, el independiente y ex miembro de la Concertación Marco Enríquez-Ominami se reunió el jueves con partidarios en la ciudad de Calera, unos 100 kilómetros al norte de Santiago, donde repitió que es la mejor opción para ganar a Piñera en las urnas.

Por su parte, el izquierdista Jorge Arrate, último en los sondeos, cerró su campaña en la popular Plaza de Armas de la capital con unas 3.000 personas e insistió en que está dispuesto a dialogar sobre un eventual pacto para enfrentar a Piñera en la segunda vuelta.