Público
Público

Dos candidatos para conquistar 'Le Monde'

Un grupo contrario a Sarkozy y otro favorable rivalizan para reflotar el diario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Le Monde estará con Nicolas Sarkozi o contra él. Sólo dos candidatos, uno cercano al presidente francés y otro contrario, lucharán finalmente por la toma de control de la histórica cabecera y acudirán a su recapitalización. De un lado figura la candidatura compuesta por el hombre de negocios Pierre Bergé, el empresario de Internet Xavier Niel y el banquero y hombre de prensa Matthieu Pigasse, que cuentan con la oposición de Nicolas Sarkozy. En el otro lado aparece la candidatura formada por el Grupo Perdriel (Le Nouvel Observateur), el español grupo Prisa, que finalmente concurre pese a su abultada deuda, y France Telecom Orange, apoyada indirectamente por el Elíseo.

El directorio del Grupo Le Monde, además, hizo saber que había recibido una 'marca de interés' por parte del Groupe Revenu Multimédia, aunque se trata de una oferta demasiado imprecisa como para entrar en la fase final entre los dos gigantes.

Ayer mismo empezaron a lanzarse picas los dos protagonistas de la pugna, uno de los cuales deberá inyectar rápidamente más de 100 millones de euros en el Grupo Le Monde para absorber su deuda, a cambio de hacerse con el control. Pierre Bergé subrayó que, junto con Niel y Pigasse, han planteado 'una propuesta basada en la independencia de Le Monde, cuando la parte adversa sólo propone la dependencia', en una alusión clara a la intervención directa de Nicolas Sarkozy hace unos días para oponerse a este trío de empresarios.

Claude Perdriel, por su parte, ha intentado desmarcarse de las presiones del presidente de la República Francesa, afirmando que él no ha 'tenido ningún contacto con Nicolas Sarkozy desde hace dos años'. No obstante, en su pool figura France Telecom, una compañía que es propiedad del Estado al 26% y está dirigida por Stéphane Richard, un hombre de Sarkozy y ex director de gabinete de la ministra de Economía, Christine Lagarde.