Público
Público

Candidatos a los Óscar viven entre nervios y alivio las horas previas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entre nervios, pero también con cierto alivio, decenas de candidatos a los Óscar esperan hoy el momento de la 80 ceremonia de entrega de los premios que se celebrará en el Teatro Kodak de Los Ángeles.

Los nervios son lógicos ya que sólo unos pocos serán los elegidos para hacerse con uno de los 25 premios que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, los más codiciados de la industria del cine.

El alivio se debe a la satisfacción de que la huelga de escritores y guionistas de Estados Unidos terminó la semana pasada, justo a tiempo para permitir que el espectáculo se lleve a cabo con todas las estrellas en todo su esplendor y sin la perturbadora presencia de piquetes de huelguistas a la entrada.

Aunque a los organizadores de la ceremonia les hubiese gustado tener un poco más de margen entre la celebración de la ceremonia y el final del conflicto laboral, causado por diferencias con el pago de derechos de autor del material que se distribuye a través de internet, el mundo del cine está listo para su noche de gala.

Y eso es a pesar de la lluvia incesante que cae hoy sobre Los Ángeles y que no tiene ninguna pinta de amainar.

El ansia de muchas de las estrellas de Hollywood de enfundarse en los vestidos, zapatos y joyas más caros, y a veces extravagantes, de la temporada y salir a pasear por la alfombra roja fue palpable ya el sábado por la noche durante la ceremonia de entrega de los premios Espíritu Independiente.

Estos premios, que en 1986 surgieron como un contrapeso a los Óscar -para recompensar a los filmes independientes y de bajo presupuesto que se quedaban fuera de la maquinaria de Hollywood,- corren ahora el peligro de resultar engullidos por la gran industria del cine al haberse disuelto los límites entre ambos premios.

De hecho, gran parte de las caras que participaron el sábado en la ceremonia de los Espíritu Independiente estarán hoy de nuevo en la alfombra roja del Teatro Kodak. Son nombres como Cate Blanchett, Ellen Page, Javier Bardem, Angelina Jolie, Eva Mendes o Dennis Hopper.

La joven canadiense Page, protagonista de la comedia "Juno", sin duda querrá que la noche del sábado sea una premonición de lo que puede suceder hoy a partir de las 19.00 hora local (01.00 GMT del lunes) en el Teatro Kodak.

"Juno" y Page se convirtieron en los grandes triunfadores de la noche del Espíritu Independiente al hacerse con los premios de Mejor Película, Mejor Actriz Principal y Mejor Primer Guión (para la escritora Diablo Cody).

Blanchett también deseará repetir suerte hoy con los Óscar. La actriz australiana consiguió el premio Espíritu Independiente a la Mejor Actriz Secundaria por su papel en "I'm Not There".

Blanchett compite por el mismo galardón en los Óscar y además está nominada a la estatuilla de Mejor Actriz por su actuación en "Elizabeth: The Golden Age".

Con los medios de comunicación creando y repitiendo de forma incansable las quinielas de posibles y casi seguros ganadores no es de extrañar que las páginas de internet dedicadas a las apuestas estén disfrutando de un intenso tráfico en las últimas horas antes del inicio de la entrega de premios.

Si los jugadores tuviesen la última palabra en la distribución de las estatuillas, los hermanos Coen saldrán hoy orondos del Teatro Kodak. "No Country for Old Men", la película de los hermanos Joel y Ethan Coen, es la clara favorita para hacerse con el premio a la Mejor Película según las apuestas en Betonline.com. En segundo lugar se sitúa "There Will Be Blood".

Precisamente el protagonista de está última película, el inglés Daniel Day-Lewis, es el claro líder en apuestas para hacerse con el Óscar al Mejor Actor, mientras que el segundo puesto es un empate entre George Clooney y Johnny Depp.

Las apuestas por la Mejor Actriz están dominadas por Julie Christie ("Away From Me"), seguida por Marion Cotillard y Ellen Page. Mientras, la estatuilla de Mejor Actriz Secundaria es una cerrada pelea entre Cate Blanchett y Amy Ryan ("Gone Baby Gone").