Publicado: 18.12.2013 15:01 |Actualizado: 18.12.2013 15:01

La candidatura de González para 2015 se esfuma

La imputación de su mujer por blanqueo y delito fiscal se suma a las pésimas encuestas en la Comunidad de Madrid. El presidente madrileño protagoniza esta noche un acto del PP con Rajoy, Aguirre y Botella.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La oposición en la Asamblea de Madrid ha pedido la comparecencia del presidente de la Comunidad por la imputación de su mujer, Lourdes Cavero, por un presunto delito de blanqueo y delito fiscal en la compra del ático de Marbella. Dicen los diputados autonómicos de PSOE, IU y UPyD que la situación de Ignacio González al frente del Ejecutivo regional es "insostenible". En realidad, la repercusión del último mazazo judicial contra el presidente madrileño va más allá de su posición institucional, a la que, al fin y al cabo, accedió fruto de su lealtad a su antecesora, Esperanza Aguirre, y sin ser ratificado por las urnas.

La imputación de Cavero (vicepresidenta de la organización empresarial madrileña CEIM) da de lleno en la prioridad número uno de González, reventando su estrategia de subir en las encuestas que maneja la dirección nacional del PP, por ahora, muy negativas. Las posibilidades de que el también secretario general del partido en Madrid sea el candidato a la Presidencia regional en 2015 se alejan hoy más que nunca, al revivirse un escándalo que data de marzo de 2012, cuando la Fiscalía Anticorrupción descubrió, dentro de la investigación del 'caso Gürtel', que el ático de lujo sospechoso de ser un pago a esta trama lo disfrutaba el presidente madrileño.

Ignacio González fue nombrado presidente de la Comunidad de Madrid a pesar de un largo historial de oscuras polémicas y dossiers fruto de tramas de espionaje internas en el Gobierno autonómico, luchas por la presidencia de Bankia, adjudicaciones sospechosas de quien fuera número dos de Aguirre, enchufismo de la familia y un patrimonio inflado en el que se incluye la enrevesada compra del ático en la Costa del Sol, que ahora ha costado la imputación a Cavero y que, a tenor de las advertencias del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, puede traer informaciones y datos todavía más comprometidos para el jefe del Ejecutivo autonómico.

Tal y como contó Público en enero de 2009 , a Mariano Rajoy no le eran ajenas las sospechas sobre las actividades del entonces vicepresidente madrileño. La cúpula del PP hizo llegar al presidente del Gobierno —entonces líder de la oposición— dos documentos, el principal, un dossier de 69 páginas que Rajoy ni leyó y que trasladó a Aguirre. Ésta lo ignoró también, al considerar que no había ilegalidad en las actividades recogidas detalladamente en el documento, correspondientes a 2006 y 2007 y que concluían, en general, que el vicepresidente lidera "un grupo de amigos que crean un negocio particular y, además, obtiene beneficios extra de la Comunidad o el Canal de Isabel II".

El desglose de este "negocio" del grupo de amigos del presidente madrileño incluye un patrimonio del matrimonio González-Cavero de 1,8 millones de euros y presuntos pagos en negro y adjudicaciones irregulares (un campo de golf en el centro de Madrid, reparto de televisiones digitales en la comunidad, explotación de la plaza de toros de Las Ventas o la gestión del Palacio de Deportes), tal y como contó entonces este diario.

A raíz de sus informaciones, Público fue demandado por Ignacio González en 2010, pero la Audiencia Provincial de Madrid desestimó la demanda en junio de 2012 al considerar que este diario cumplía el requisito de veracidad.

Esta noche, el PP de Madrid celebra la tradicional cena de Navidad en la localidad de Collado Villalba con la asistencia y los discursos de Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Ignacio González y Ana Botella, que se sentarán en la misma mesa para compartir el ágape.

Todas las miradas estaban ya puestas en el presidente del Gobierno, que en un solo acto coincide con tres de los más contundentes críticos de las políticas del Ejecutivo y que se encuentran, además, pendientes de que Rajoy ratifique sus candidaturas para las municipales (Botella) y autonómicas (González) de 2015 o designe a Aguirre como cabeza de lista al Ayuntamiento de Madrid en lugar de la actual regidora. Los que rodean a Rajoy coinciden en señalar que el presidente no hará referencia a ninguno de estos asuntos durante la cena; tampoco a la imputación de Cavero. Simplemente, tomará nota de los discursos de quienes le preceden en el uso de la palabra esta noche.