Publicado: 08.10.2014 19:04 |Actualizado: 08.10.2014 19:04

Cañete pasa con una fuerte oposición su examen para comisario de Clima y Energía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras una semana en la cuerda floja, el exministro español del PP Miguel Arias Cañete ha sido refrendado este miércoles por el Parlamento Europeo para ocupar la cartera de Acción por el Clima y Energía en la nueva Comisión Europea que presidirá el luxemburgués Jean-Claude Juncker. Ésta será votada previsiblemente el 22 de octubre y entrará en funcionamiento, según lo previsto, el 1 de noviembre.

La votación, sin embargo, no fue un paseo y tuvo en contra un tercio de los votos en cada una de las dos votaciones a que fue sometido, la primera sobre si era un candidato válido para comisario (83 votos a favor por 42 en contra) y la segunda sobre si era válido como comisario de Acción por el Clima y Energía (77 a favor y 48 en contra).

Entre los votos en contra, los de los eurodiputados del PSOE, Los Verdes e Izquierda Unitaria. Sin embargo, en esta aprobación final de Cañete como comisario ha sido decisivo el apoyo a última hora de los socialistas europeos que han evitado tumbar al exministro español para evitar así romper el pacto de gobernabilidad que mantienen a nivel europeo con los populares y los liberales. Un rechazo a Cañete de los socialistas europeos habría supuesto para ellos que los populares tumbasen esta semana su apoyo al socialdemócrata francés Pierre Moscovici para la cartera de Asuntos Económicos. Moscovici tiene asegurada, por lo tanto, esta cartera, de enorme peso en la UE.

"Cañete ha recibido un 40% de los votos en contra en la votación, lo que muestra que es un candidato muy cuestionado y con falta de credibilidad", aseguró la parlamentaria europea por el PSOE Iratxe García, quien cargó contra el Gobierno del PP "por no haber dialogado para consensuar un candidato para comisario en la UE".

En cambio, Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo, miembro de Primavera Europa, advirtió de que "este resultado sólo ha sido posible gracias al apoyo de los socialdemócratas y de los liberales. Es el triunfo de la política de pasillos", dijo. "Cañete es una bomba de relojería para la Comisión Europea puesto que se ha demostrado que ha mentido al propio Parlamento al negar haber tenido nunca negocios en paraísos fiscales o la existencia de una red empresarial familiar que controla varias petroleras", añadió Marsellesi.

Por su parte, el europarlamentario del PP Esteban González Pons celebró con "enorme satisfacción" el aprobado de Cañete y restó importancia a los votos en contra que recibió el exministro español puesto que "han sido sólo los fascistas de extrema derecha y los comunistas de extrema izquierda y algunos socialistas españoles desorientados quienes han votado en contra". González Pons aseguró que con Cañete como comisario "la posición de España en la UE sale reforzada".

El ex ministro popular será el séptimo español en el Ejecutivo comunitario y el cuarto del Partido Popular (PP) desde la incorporación de España a la Unión Europea (UE), en 1986. Con anterioridad fueron comisarios Abel Matutes, Marcelino Oreja y Loyola de Palacio, del PP, y Manuel Marín, Pedro Solbes y Joaquín Almunia, por parte del PSOE.

Una larga semana

El miércoles pasado, a petición de la socialdemócrata belga Kathleen Van Brempt, las comisiones de Medio Ambiente y Energía del Parlamento Europeo, ante las que Cañete se sometió a una audiencia de tres horas, decidieron que la decisión final sobre la candidatura de Cañete fuera aplazada hasta que la Comisión de Asuntos Jurídicos analizara de nuevo la declaración de intereses del popular. El ministro español la había modificado la víspera de la audiencia.

En dicha audiencia, además, Cañete fue preguntado directamente hasta cuatro veces por la venta de sus acciones en las empresas Ducar y Petrologis a su cuñado Miguel Domecq Solís. Sin embargo, el futuro comisario de Acción por el Clima y Energía evadió dar cualquier tipo de información al respecto.

 Esta nueva declaración de intereses fue revisada de nuevo el pasado lunes por la Comisión de Asuntos Jurídicos, que le dio el visto bueno por 11 votos a 5 y 3 abstenciones. De nuevo, el voto de los socialistas europeos fue decisivo, lo que indicaba que en la votación de hoy volvieran a dar su apoyo a la candidatura de Cañete, como así ha sucedido.

Además, el Parlamento Europeo ha rechazado no obstante por una amplia mayoría de 112 votos en contra y sólo 13 a favor a la candidata eslovena, la liberal Alenka Bratusek, que iba a ser vicepresidenta responsable de la Unión Energética, y la superior jerárquica de Arias Cañete. Bratusek dio muy mala impresión en su audiencia ante la Eurocámara por sus escasos conocimientos sobre su cartera.

Además, se autodesignó como comisaria cuando su Gobierno estaba ya en funciones y las elecciones las había ganado una coalición de centro izquierda. Se trata del primer miembro de la Comisión Juncker que cae en la Eurocámara.