Público
Público

Cañizares se reafirma en que los centros religiosos cambiarán los contenidos de EpC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cardenal y arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, se reafirmó hoy en su misiva a los centros religiosos de la diócesis en la que afirma que en estos centros "no podemos ni debemos impartir a nuestros alumnos" la asignatura de Educación para la Ciudadanía "tal y como está configurada en los reales decretos".

Sobre este escrito, que lleva fecha de 24 de septiembre, el prelado toledano fue preguntado hoy antes del acto de inauguración del curso académico del Instituto Superior de Estudios Teológicos de Toledo y se limitó a decir que se reafirma en él, aunque cree que su contenido "no puede" entrar en colisión con el Estado.

Preguntado por si no cree que este escrito le puede traer algún problema con el Estado, el arzobispo toledano se limitó a decir que "no puede" y añadió que "no debo hacer declaraciones sobre eso. No hago declaraciones sobre eso. He dicho que no y punto", reiteró ante la insistencia de los periodistas.

No obstante, si indicó que se reafirma en el contenido de la carta, "por supuesto".

En la misiva remitida a las comunidades educativas de los colegios diocesanos de Toledo, a los directores, profesores y padres de alumnos, el prelado de Toledo señala que "los contenidos y objetivos de esta asignatura configuran en su conjunto una visión del hombre y de la sociedad que contradicen principios cristianos básicos irrenunciables".

"Por eso en nuestros centros -continúa la carta- no podemos ni debemos impartir a nuestros alumnos esta materia tal y como está configurada en los reales decretos, se hará de otra manera", porque, de lo contrario, "violaríamos el carácter propio de nuestros centros y el derecho de los padres a que reciban la formación religiosa y moral que decidan para sus hijos".

No obstante, agrega el escrito, "como somos conscientes del imperativo legal y de su alcance, en nuestros centros se formará a todos nuestros alumnos sobre la base de la verdad de la persona para que sean buenos y honrados ciudadanos, que cumplen con los principios y mandatos constitucionales, respeten los derechos humanos y promuevan el bien común".