Público
Público

Cantantes y actores españoles se unen en un disco por el Sáhara

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El humorista Edu Soto ("El nen") cantando con Conchita "Como yo te amo" de Raphael y Rocío Jurado, o la actriz Lluvia Rojo atreviéndose con "One" de U2 junto a Jaime, de Sr. Nadie, son algunos de los 16 curiosos dúos compuestos por actores y cantantes que se pueden escuchar en el disco X1Fin: Juntos por el Sáhara, que pretende obtener fondos para los refugiados saharauis.

El disco benéfico, que sale a la venta el martes, viene precedido de un concierto el lunes en el teatro Circo Price de Madrid presentado por el actor Santi Millán y el periodista Jon Sistiaga para el que se agotaron las entradas.

"X1Fin: Juntos por el Sahara" forma parte de un proyecto solidario cuya recaudación pretende destinarse a comprar camellas, que pueden servir a los refugiados saharauis con su leche para los recién nacidos, así como alimento y medio de transporte. Además espera realizar un proyecto de cooperación cultural en el Sáhara en colaboración con la plataforma Voces.

El proyecto se ha realizado en colaboración con la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara y asegura no tener connotaciones políticas.

Varios actores estuvieron ya presentes el sábado pasado en la manifestación que tuvo lugar en Madrid pidiendo un Sáhara Occidental independiente con motivo del aniversario de los acuerdos de 1975 por los que España cedió la que era su colonia a Marruecos.

Esto provocó una guerra con el Frente Polisario, una guerrilla constituida para lograr la independencia de este territorio rico en fosfatos y pesca, que se prolongó hasta que en 1991 se logró un alto el fuego patrocinado por la ONU en el que se estableció la celebración de un referéndum para decidir el futuro del Sáhara Occidental.

El referéndum no ha llegado a convocarse, y ambas partes han llevado a cabo numerosas rondas de negociaciones sin que hayan variado sus posturas: Marruecos se limita a ofrecer una autonomía, mientras que el Polisario insiste en la celebración de la consulta.

Mientras, entre 125.000 y 150.000 saharauis que huyeron de sus hogares permanecen desde hace más de 30 años en los campos de refugiados de Tinduf, en el desierto argelino, a la espera de una solución del conflicto.