Público
Público

Cantautores españoles dan un concierto benéfico en apoyo de Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los cantautores Tontxu, Javier Álvarez, Carlos Chaouen y Marwan dieron esta tarde un concierto benéfico en Ramala (Cisjordania) para recaudar alimentos y ropa para la franja de Gaza, asolada por 22 días de ofensiva militar israelí.

En los últimos días los artistas han recorrido Cisjordania y Jerusalén para conocer de primera mano el conflicto palestino-israelí y tocaron en Ramala en un concierto organizado por la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID).

Marwan, madrileño hijo de padre palestino, aseguró a Efe que el objetivo del viaje es "poder luego transmitir lo que aquí sucede con nuestra propia voz y mostrar nuestra solidaridad con el pueblo palestino", que en las últimas semanas ha padecido en Gaza la ofensiva israelí más sangrienta de los últimos cuarenta años.

El cantautor vasco Tontxu, que ha cancelado un concierto en Lugo para poder tocar hoy ante el público palestino, asegura que en esta segunda visita a Cisjordania ocupada se ha encontrado con "un duelo tremendo en la población y las instituciones" por los ataques contra la franja, que han dejado más de 1.400 muertos, 5.500 heridos y a miles de personas sin hogar.

"He venido a aprender, a descubrir lo que aquí pasa para luego poder denunciarlo", asegura.

Su compañero gaditano, Carlos Chauen, opina que el hecho de que Israel "impida de todos los modos posibles a los palestinos constituirse como individuos y como sociedad libre" es un drama equivalente a la tragedia bélica que se ha vivido en el último mes en Gaza.

La opresión que viven los palestinos, señala, "es continua y mucho más invisible que las bombas, pero no es menos grave porque hay muchas maneras de morir".

Javier Álvarez, impresionado con la espiritualidad de Jerusalén, señaló que "nosotros lo único que podemos hacer es cantar y hacer música, componer", pero cree que "se puede cambiar el mundo con la música" y recuerda la leyenda que tenía su maestro Woody Guthrie escrito en el mástil de la guitarra, que leía "esta máquina mata fascistas".