Público
Público

El caos político se apodera de Grecia y amenaza a Papandreu

El primer ministro tiene dificultades para sacar adelante la moción de confianza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un terremoto político estalló en Grecia tras la convocatoria de un referéndum por el primer ministro heleno, Yorgos Papandreu.

Los primeros temblores se produjeron en las filas de su propio partido, el socialista Pasok, con varios diputados solicitando la dimisión de Papandreu y la formación de un Gobierno de coalición. Les siguió la oposición, que al igual que la prensa griega subraya la necesidad de convocar elecciones anticipadas de forma inmediata, mientras la efervescencia de la calle alcanza niveles sin precedentes.

Dimite una diputada del círculo más próximo al presidente

La mayor erupción procedió de Milena Apostolaki. La diputada socialista de 46 años se declaró independiente, debilitando aún más la fuerza parlamentaria del gobernante Pasok, que ahora cuenta con 152 diputados (empezó la legislatura el 2009 con 160, en un total de 300 escaños). Apostolaki justificó su decisión señalando que está en contra de un acto decisivo, como sería un referéndum, y arrepintiéndose de su voto positivo a los planes de ajustes de los últimos 15 meses 'que votaba consciente de que no representaba la voluntad de los ciudadanos' que la enviaron al Parlamento.

Cabe recordar que Apostolaki fue uno de los miembros más activos del círculo íntimo de Yorgos Papandreu, cuando él asumió el liderazgo del partido socialista en 2004.

La crisis dentro del partido gobernante se extendió ayer con la propuesta de formar un Gobierno de coalición, que formularon seis miembros del Consejo Nacional del Pasok. Los seis (todos cercanos al anterior primer ministro socialista, Kostas Simitis) demandaron la dimisión de Papandreu, propuesta que adoptó también la diputada socialista Eva Kailí.

El ministro de Defensa desarticula la cúpula militar del país

La también socialista Vaso Papandreu señaló la necesidad de asegurar primero la aplicación del pacto acordado el 27 de octubre en Bruselas y luego convocar elecciones anticipadas 'para que el país evite la bancarrota'.

Por otra parte, es sorprendente la noticia de que ni el mismo ministro de Finanzas Evángelos Venizelos (que durante todo el día de ayer estuvo hospitalizado por dolores abdominales) era consciente de la convocatoria del referéndum, sino solamente de la propuesta de un voto de confianza. El debate que se iniciará hoy y se prevé que concluya en la medianoche del viernes, pondrá una vez más en prueba la disciplina partidaria del partido socialista, que Papandreu intentó fortalecer ayer convocando un Consejo de Ministros extraordinario durante el cual se produjeron algunas filtraciones que aseguraban que el Gobierno griego todavía confía en que la moción de confianza salga adelante sin más problemas y también el referéndum.

Este Consejo no fue, sin embargo, lo único 'extraordinario' de ayer. El ministro de Defensa heleno, Panos Beglitis, también convocó una sesión extraordinaria del Consejo Gubernamental de Asuntos Exteriores y de Defensa (con la presencia de Yorgos Papandreu) donde anunció la sustitución de los cuatro cargos más altos del Ejército griego. El jefe del Estado Mayor y los jefes de Tierra, Mar y Aire fueron disueltos y sustituidos inesperadamente en un acto que la oposición interpreta como señal de elecciones anticipadas.

La oposición pide la dimisión del Gobierno y elecciones urgentes

Pocos días después de las protestas del día de la fiesta nacional, la opinión pública en Grecia sigue en efervescencia, y ha interpretado la convocatoria del referéndum como una escapatoria para el Gobierno.

Es cierto que si la pregunta definitiva fuera un sí o no a la aplicación del pacto de Bruselas, la respuesta del pueblo será un rotundo no', independientemente de las consecuencias que pudiera tener tanto en nivel nacional como internacional.