Público
Público

Una capacitación inadecuada causó las muertes del submarino ruso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Parte de los 20 hombres que murieron en un submarino nuclear ruso el fin de semana podrían haber fallecido porque no tenían el entrenamiento adecuado para responder a un simulacro de incendio, dijo el lunes un ex oficial naval.

Fiscales rusos dijeron que las víctimas a bordo del submarino nuclear Nerpa murieron asfixiadas cuando el sistema de extinción de incendios se activó por sorpresa, emitiendo gas freón tóxico en la embarcación.

El accidente, el peor para la Armada rusa desde la explosión en el submarino Kursk hace ocho años, en la cual murieron los 118 marineros a bordo, generó dudas sobre la capacidad del Ejército ruso.

Alexander Nikitin, ex capitán naval que trabajó como ingeniero en submarinos nucleares rusos, dijo que los técnicos civiles a bordo de la embarcación que participaron en pruebas marítimas quizá no supieron cómo reaccionar cuando comenzó a salir el gas.

"Cuando se activa el sistema para emitir el inhibidor de fuego suena una alarma, pero quizá no la escucharon o no entendieron que era una alarma para indicar que el inhibidor del fuego era emitido", dijo Nikitin a Reuters.

"Como es una alarma un tanto inusual, pudieron haber asumido que era otro tipo de alarma", agregó Nikitin, que ahora controla la seguridad nuclear de Rusia para el grupo ecologista noruego Bellona.

Nikitin señaló que todas las personas a bordo deben haber tenido acceso a aparatos de respiración.

"Lo más probable es que no los hayan usado correctamente de acuerdo a los procedimientos", comentó.

El gobernador de Primorye, la región en la costa del Pacífico donde atracó el submarino después del accidente, declaró el lunes el 11 de noviembre como día de luto.

Un portavoz de la Armada rusa se negó a hacer más comentarios sobre el accidente, que ocurrió el sábado en el Océano Pacífico.

Alrededor de dos tercios de las 208 personas a bordo del submarino eran civiles que estaban evaluando la embarcación antes de que fuera entregada a la Armada para el servicio activo. Entre los 20 muertos, 17 eran civiles.

"En el caos que se produce en este tipo de pruebas marítimas con un equipo de entrega, pueden pasar muchas cosas", dijo Nikitin.

"Este no es personal militar que sigue estrictamente las instrucciones. En situaciones como ésta, existe el peligro de incidentes más graves, siempre hay más riesgos", añadió.

La Armada no identificó al submarino. Agencias de noticias rusas citaron a fuentes navales diciendo que era el Nerpa, clasificado por la OTAN como un submarino de ataque clase Akula.