Público
Público

La captura de una serpiente gigante fue una farsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un hombre que capturó una pitón de 4,2 metros de largo en una alcantarilla fue acusado de mentir después de que los agentes de medio ambiente descubrieran que el animal era suyo y que lo había colocado en la alcantarilla para protagonizar la captura.

Justin Matthews, cazador profesional de animales, admitió más tarde que había "preparado el suceso para llamar la atención sobre un problema, la posesión irresponsable de mascotas", dijo el jueves la Comisión de conservación de fauna salvaje y peces de Florida.

Matthews fue acusado de abuso del sistema de emergencias 911 y de mantener vida salvaje cautiva de manera insegura.

El hombre llamó a los medios de comunicación para avisarles de la captura de la serpiente en la alcantarilla de la ciudad de Bradenton en julio, alegando que ofrecía un servicio público porque suponía una amenaza para los colegiales de los alrededores. Dijo que los vecinos afirmaban haber visto la gran serpiente en la zona durante meses.

Matthews, de 47 años, había comprado la pitón birmana a un traficante de reptiles un mes antes y, de forma ilegal, la había dejado meterse en la alcantarilla y llamado al 911 para pedir ayuda de emergencia, según los investigadores.

La captura fue televisada en Florida, donde se han extendido rápidamente serpientes como la pitón birmana y de otro tipo en los Everglades tras ser liberadas por sus dueños. Las serpientes están consideradas como una amenaza para las especies nativas y el estado ha permitido a los cazadores cazarlas.