Público
Público

Cara y cruz del nuevo plan de rescate diseñado por Europa

Los expertos discrepan en si puede ser definitivo un plan que no incluye cómo hacer crecer a Grecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El plan de rescate aprobado ayer por los líderes europeos suscitó opiniones encontradas en el mundo económico. Aunque el alivio para Grecia puede ser inmediato en términos de financiación del Estado y de presión sobre sus tipos de interés, no está claro qué beneficios le reportará a largo plazo. 'Es un paso adelante, pero sigue faltando la parte esencial. Un plan para recuperar la economía griega. Aunque el plan esté bien, si fallan los fundamentales de la economía griega, no está garantizado el éxito', sentencia Santiabo Carbó, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Granada. Carbó teme que, como ha ocurrido en otras economías rescatadas, el problema de la deuda no haga más que demorarse en el tiempo, pero que el país siga siendo incapaz de cumplir con sus compromisos incluso al terminar el periodo de gracia acordado.

Además de las dudas de hasta qué punto el rescate será el definitivo para Grecia, los expertos ponen en solfa la posibilidad de que los mercados no exijan lo mismo para Italia y Portugal.

Nouriel Roubini, economista famoso entre otras cosas por su escaso optimismo, resumía ayer el pensamiento de muchos expertos ante el acuerdo aprobado en Bruselas: 'De aquí a un año, Portugal e Irlanda van a necesitar la misma ayuda con su deuda'. Aunque los políticos europeos insistieron ayer en que el plan (en lo que a tipos de interés y plazos se refiere) estaba diseñado exclusivamente para Grecia, la primera reacción del mundo económico fue preguntarse cuánto tardarán las otras dos economías rescatadas en pedir un plan de reestructuración de deuda similar.

Por lo pronto, Portugal e Irlanda sólo se beneficiarán de las ventajas de reducción de tipos de interés y extensión del periodo de pago en los préstamos de la Unión Europea y el FMI.

Mucho más optimista, Soledad Pellón, analista de IG Markets, considera que es 'la mejor de las propuestas que se puede imaginar, porque incluye un plan de solvencia para Grecia para los próximos 15 años'.

Para Pellón, 'lo más interesante es que el Fondo de Estabilidad' europeo 'pueda comprar en el mercado secundario' de deuda pública. Así 'los hedge fund (o fondos de alto riesgo) tendrán mucho más difícil especular y aprovecharse como ahora de los países que están más débiles porque correrán más riesgo de perder dinero' si hacen apuestas a la baja.

Además, desde el punto de vista de los mercados, Pellón reconoce que 'la decisión de no incluir una tasa bancaria' en el plan de rescate ha sido 'positiva' para el regreso de los inversores.