Público
Público

Caracas y Bogotá elevan sus diferencias

Un asesinato múltiple en una zona fronteriza refleja las tensas relaciones entre Venezuela y Colombia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las relaciones entre Colombia y Venezuela pasan por uno de sus momentos más tensos. El asesinato de diez futbolistas amateurs a mano de guerrilleros colombianos en territorio venezolano, en el barrio Costa Rica del Chururú, zona fronteriza entre ambos países, ha desatado la enésima crisis entre Caracas y Bogotá.

El Gobierno de Hugo Chávez confirmó que asumía la repatriación de los colombianos asesinados en la ya denominada masacre de los futbolistas del Chururú.

Lejos de que el asunto acabara en un buen gesto del ejecutivo venezolano, la Cancillería colombiana informó de que si no se habían ocupado del traslado de los cadáveres se debía a que Venezuela había denegado el acceso a un avión colombiano, mientras las autoridades venezolanas se defendían aduciendo que desde Bogotá habían argumentado que 'carecían de recursos'. Un nuevo caso, tras un trágico suceso, en el que las rencillas entre los dos países superan cualquier atisbo de entendimiento.

La fractura de las relaciones bilaterales viene de lejos. Desde el cruce de acusaciones por el papel de cada Gobierno en relación a las FARC hasta la crisis derivada del pacto militar de Colombia con EEUU para establecer siete bases estadounidenses en territorio colombiano.

Unasur criticó el plan militar de Washington con Bogotá

Chávez ha aprovechado cualquier ocasión para denunciar la 'estrategia militar' que EEUU, amparado por su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, pretende desarrollar en América del Sur.

El plan Washington-Bogotá fue profundamente criticado durante la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de agosto, durante la cual se puso de manifiesto la gran consternación expandida entre los grandes líderes latinoamericanos y que colocan al Gobierno colombiano como el gran aliado estadounidense en la región y una 'amenaza' que 'está siguiendo las instrucciones del imperio', según palabras del dirigente venezolano en alusión a EEUU.

Por otro lado, en los dos últimos días, Caracas ha emitido sendas 'notas de protesta' ante el Gobierno de la vecina Colombia. En la última, Chávez acusa de 'espionaje' al ejecutivo de Uribe. La Cancillería venezolana denuncia 'la reiterada presencia de funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad colombiano (DAS) en territorio venezolano, detectados realizando labores de espionaje e intentos de soborno', según un fragmento de la nota recogida por la agencia EFE.

'No, no es retardado; él sabe lo que hace, está siguiendo instrucciones del imperio'

Las protestas del Gobierno venezolano son una respuesta a las declaraciones realizadas por el ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva, quien llegó a decir que los vuelos del narcotráfico con destino a Centroamérica y EEUU salen de Venezuela. 

Por su parte, Chávez se felicitó de la queja emitida por su Ejecutivo durante su programa Aló Presidente y dijo del ministro colombiano que 'por lo menos, es retardado mental' para rectificar inmediatamente aclarando que 'no, no es retardado; él sabe lo que hace, está siguiendo directricess' de EEUU.

De ese modo, la crisis diplomática entre Colombia y Venezuela se ahonda en cruces de declaraciones y acusaciones que, por momentos, acaba con la retirada de embajadores y, en otras ocasiones, con un nuevo capítulo de violencia en la convulsa frontera entre ambos países.