Público
Público

El cardenal Antonio Cañizares: "Si España dejase de ser católica, dejaría de ser España"

En una entrevista concedida al escritor Juan Manuel De Prada, el cardenal Antonio Cañizares afirma que la Iglesia debe "decir con fuerza sí al hombre, sí a la vida, sí al matrimonio entre un hombre y una mujer"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cardenal Antonio Cañizares, nuevo prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha asegurado que 'si España dejase de ser católica, dejaría de ser España', en unas declaraciones publicadas este martes por el diario oficial de la Santa Sede, L'Osservatore Romano.

En la entrevista, concedida al escritor español Juan Manuel de Prada, Cañizares, ahora en El Vaticano, recuerda su paso por Toledo como arzobispo: 'desde Toledo se ve cómo toda la historia de España posterior es, como dice Julián Marías, un intento de recuperar la España perdida'.

Según el cardenal, 'España se construye precisamente desde la fe católica; pues, aunque habían coexistido estructuras políticas diversas, la identidad española estaba marcada por lo eclesiástico, por la vinculación a la sede de Pedro'.

Y se refiere a la 'figura imponente de la reina Isabel', que cuando iba a Toledo se alojaba en la catedral, y 'siempre que bajaba desde Castilla hasta Andalucía pasaba por Guadalupe; allí es donde autoriza el viaje de Colón, con la condición de que las tierras que descubra sean evangelizadas'.

'Así se inicia la mayor empresa de toda la historia de España, que es la evangelización de América y, consiguientemente, la creación de una nueva humanidad que, sin negar lo bueno y grande que pudiese haber en aquellas civilizaciones indígenas, las abriría al horizonte de la redención', señala monseñor Cañizares.

Por ello, el ex arzobispo de Toledo considera que 'desde Toledo se entiende muy bien que, si España dejase de ser católica, dejaría de ser España'.

En cuanto a la situación de España y la perspectiva que puede tener de lo que ocurre en Occidente, monseñor Cañizares responde: 'España está embarcada -con unas connotaciones muy propias-, en la cultura que hoy domina Occidente, plasmada en unas nuevas disposiciones jurídicas que tratan de remodelar el sentido originario de la naturaleza humana, de la familia, de los derechos humanos, etcétera'.

'El papel que en estos momentos la Iglesia en España debe jugar es fundamental', apostilla Cañizares, para quien esto 'no significa que la Iglesia española deba actuar al contraataque de nada, ni reaccionar con miedo ante nada'.

'Sencillamente -prosigue- ha de presentar al hombre de nuestro tiempo la tradición heredada, que no es una tradición muerta, sino motor para llevar a cabo las grandes gestas humanas que nos han constituido a los españoles'.

Para el nuevo prefecto para el Culto Divino en El Vaticano, 'España desempeña un papel muy relevante al otro lado del Atlántico', a lo que añade que, durante una conferencia en la Universidad Católica de Chile se dio cuenta de que 'allí está pasando lo mismo, porque España es su punto de referencia'.

Por ello, el prelado argumenta que la Iglesia en España debe 'proponer sin ningún temor su riqueza propia' y afirmar 'la verdad de Jesucristo', que no va 'contra nadie, sino a favor de todos'.

'La Iglesia en España, en esta circunstancia histórica, debe decir con fuerza sí al hombre, sí a la vida, sí al matrimonio entre un hombre y una mujer, sí a la familia, sí a los derechos humanos fundamentales, sí a una solidaridad real y efectiva entre los hombres, sí a una nueva economía, sí a un nuevo orden que se reconozca en Dios', concluye Cañizares.