Público
Público

El cardenal Rouco convoca por segunda vez a las familias cristianas en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, ha convocado a las familias cristianas, por segundo año consecutivo, a participar en una Eucaristía el próximo domingo 28 en la plaza de Colón para celebrar la familia "como uno de los gozos más grandes de la Navidad".

En esta ocasión, la convocatoria parte directamente del cardenal y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), y se ha tenido un "exquisito cuidado" en la convocatoria para que este encuentro no se interprete "como una manifestación contra la política legislativa del Gobierno", han señalado a EFE fuentes eclesiales.

La concentración del año pasado -el día 30 en el mismo escenario- fue convocada a iniciativa de varios movimientos eclesiales, principalmente el Camino Neocatecumenal de Kiko Argüello, y se terminó convirtiendo en un foro de duras críticas al Gobierno semanas antes de la jornada de votación para las elecciones generales.

Con la asistencia de 40 obispos, entre ellos el entonces presidente de la CEE, el obispo de Bilbao Ricardo Blázquez, y bajo el lema "por la familia cristiana", el cardenal y arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, llegó a afirmar que los ataques a la familia cristiana no respetan la Constitución y conducen "a la disolución de la democracia".

Gasco aludió a algunas de las iniciativas legislativas adoptadas por el Gobierno de Rodríguez Zapatero en relación con el divorcio y la reforma del Código Civil para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, para afirmar que "la cultura del laicismo radical es un fraude y un engaño, no construye nada, sólo desesperanza por el camino del aborto y del divorcio exprés".

La mayor parte de las intervenciones de aquella concentración siguieron la misma tónica, y Rouco se lamentó de que el ordenamiento jurídico español esté dando marcha atrás respecto a lo que la Declaración de los Derechos Humanos reconoce a la familia como "núcleo natural y fundamental de la sociedad" y bien a proteger por el Estado.

La respuesta del PSOE y de otras fuerzas políticas en el Parlamento no se hizo esperar, y ocuparon los titulares de los medios de comunicación durante varios días. Pero las críticas al acto surgieron también entre algunos de los movimientos y familias asistentes, que comentaron a los periodistas que se había convertido en un "mitin político" contra el Gobierno en puertas de una campaña electoral.

Hasta el Vaticano tuvo que "intervenir discretamente" para suavizar las tensiones, a través de la cena y las fotografías de rigor, que en la Nunciatura ofreció Manuel Monteiro, el representante del papa en España, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el 14 de febrero.

Para esta segunda convocatoria, bajo el lema "La familia, gracia de Dios", Rouco quiere celebrar la fiesta de la familia cristiana como "uno de los gozos más grandes de la Navidad" y como oferta al mundo de "santificación y del testimonio atractivo del vivir en Cristo".

Nada de política contra el Gobierno, -al menos sobre el papel- pero sí mucha presencia de obispos y familias de toda España, para hacer visible de nuevo la realidad activa de los católicos en la sociedad española, y la necesidad de que intervengan en la vida pública.

"Acontecimientos como éstos, dice el cardenal en la carta que ha enviado a distintos estamentos eclesiales convocando al encuentro, nos exigen esforzarnos un poco más de lo habitual. La comunión exige salir de los propios intereses y comodidades para manifestar que somos un único pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo. Por ello, que nadie se sienta indiferente ante esta llamada que os dirijo como Obispo de Madrid".