Público
Público

El carguero ruso Progress se acopla con éxito a la EEI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nave Progress M-67, el último carguero ruso dotado todavía de un sistema de mando analógico, se acopló hoy a la Estación Espacial Internacional (EEI) tras cinco días de vuelo.

La Progress se enganchó en régimen manual a las 15.12 hora de Moscú (11.12 GMT), informó el Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia, según la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Inicialmente estaba previsto que el aparato se acoplara en régimen automático, pero una desviación del carguero, que no se acercó a la plataforma orbital en ángulo recto, obligó a efectuar la maniobra manualmente.

Un portavoz del CCVE, citado por la agencia Interfax, explicó que el error fue detectado 15 minutos antes de la hora prevista del acoplamiento, cuando la Progress se hallaba a una distancia de 350 metros de la estación.

El encargado de realizar la maniobra fue el comandante de la EEI, el cosmonauta ruso Guennadi Padalka.

Pasadas dos horas y una vez confirmado el hermetismo de acoplamiento, la tripulación abrirá las compuertas de la Progress y comenzará la descarga.

La nave se vio obligada a efectuar tres días adicionales de vuelo autónomo para no coincidir en la plataforma orbital con el transbordador Endeavour, que hasta ayer aún se encontraba acoplado a la EEI.

Según la normativa, está prohibido realizar cualquier tipo de maniobra o enganche a la plataforma orbital mientras haya un transbordador acoplado.

La Progress M-67 fue lanzada el pasado día 24 desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) con más de 2,5 toneladas de carga vital para la tripulación de la EEI, entre combustible, oxígeno, agua, alimentos y equipamiento científico.

Es el último carguero dotado todavía de mando analógico y el tercero este año en engancharse a la EEI, cuya tripulación está integrada, además de Padalka, por el ruso Román Romanenko, su colega de la NASA Michael Barratt, el canadiense Robert Thirsk, el belga Frank de Winne y el estadounidense Tim Kopra.

Previamente ya volaron al cosmos dos cargueros de nueva generación, equipados con sistemas de mando digital: la Progress M-01M en noviembre del año pasado, y la Progress M-02M el pasado mes de febrero.

Hasta finales de año, Rusia tiene previsto lanzar otros tres cargueros al espacio, uno de los cuales transportará a la EEI un nuevo módulo ruso.