Público
Público

El carismático Koizumi anuncia oficialmente que dejará la política japonesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex primer ministro Junichiro Koizumi, el político más carismático y mediático que ha tenido Japón en las últimas décadas, anunció este fin de semana que dejará la política y señaló como sucesor a su hijo, informa hoy la prensa nipona.

Koizumi, de 66 años, dijo el sábado por la noche durante un discurso en Yokosuka, provincia de Kanagawa (este de Japón), que no volverá a presentarse a las elecciones una vez expire su actual mandato como legislador, previsiblemente antes del final de este año.

"Aposté mi vida entera como primer ministro y me he dado cuenta de que no puedo apostar más", dijo Koizumi citado por el diario "The Japan Times".

El ex primer ministro y ex presidente del gubernamental Partido Liberal Demócrata (PLD) nombró además a su segundo hijo y actual secretario, Shinjiro Koizumi, como su sucesor y próximo candidato a ocupar el escaño de la Cámara Baja del distrito electoral de Kanagawa (este de Tokio).

"Puedo parecer un padre estúpido pero creo que (mi hijo) es mucho más digno de confianza que yo cuando tenía 27 años", expresó Koizumi, que pidió el apoyo de los votantes para su vástago.

El célebre ex primer ministro, posiblemente uno de los políticos de Japón más conocidos en el extranjero, ha sido parlamentario de la provincia de Kanagawa desde 1972.

El anuncio de su retirada de la política se produce la misma semana en que Taro Aso se estrenaba como jefe del Ejecutivo de Japón, tras haberse impuesto a la candidata favorecida por Koizumi, la ex titular de Defensa Yuriko Koike.

Con su famosa melena gris y sus aires de seductor, Koizumi es sin duda el político más carismático que ha dado Japón en las últimas décadas, amén del último primer ministro elegido en las urnas en este país, por abrumadora mayoría, en 2005.

Hedonista, amante de la música -es famosa su foto poniéndose las gafas de Elvis Presley en una visita a Graceland-, aficionado al esquí y a la buena vida, Koizumi era para unos un político demasiado interesado en resultar excéntrico y rebelde.

Pero, para otros, ha sido el último político que logró otorgar a Japón el peso que le corresponde en la escena internacional, incluidos rifirrafes con China por sus posiciones nacionalistas o su apoyo militar a la guerra de Irak.

Nacido en 1942 en Yokosuna, Junichiro Koizumi, fue elegido presidente del PLD y primer ministro en abril de 2001, tras la dimisión de Yoshiro Mori por escándalos de corrupción.

Fue reelegido en 2003 y, de nuevo, ganó en septiembre de 2005 unos comicios anticipados por el rechazo a su política de reforma del servicio de correos.

Tras imponerse por mayoría abrumadora, Koizumi entregó el poder un año después a Shinzo Abe, que apenas duró un año en el cargo.

Además de sacar a su país de la recesión económica, Koizumi consiguió las mayores cotas de apoyo a un primer ministro nipón, superiores a veces al 90 por ciento, pero también granjeó enemistades a Japón por sus posiciones nacionalistas y militaristas.

Koizumi ha sido el único político que ha luchado de frente con el aparato del PLD, en el poder desde 1955, al que desafió con sus políticas reformistas y al que quiso modernizar.