Público
Público

Carlos de Inglaterra, orgulloso de que le tilden de enemigo de la Ilustración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El príncipe de Gales se mostró hoy orgulloso de que le tildaran de "enemigo de la Ilustración" y se quejó de los "insultos increíbles" que recibe cada vez que abre la boca para decir lo que piensa sobre la naturaleza y el medio ambiente.

El heredero del trono británico hizo esas observaciones durante un discurso a los delegados que asisten a la conferencia anual de una fundación que preside y desde la que defiende una arquitectura, según él, respetuosa con el medio ambiente, pero que sus críticos tachan de conservadora e incluso reaccionaria.

"Una vez se me acusó de enemigo de la Ilustración, y me sentí muy orgulloso de ello. Pensé....pero un momento, la Ilustración comenzó hace doscientos años. ¿No sería ya hora de revisarla y ver si es eficaz hoy en día, cuando nos enfrentamos a enormes desafíos?", comentó Carlos de Inglaterra.

"Debería ser evidente en el fondo que no podemos seguir así, imaginándonos que los principios de la Ilustración, establecidos en el siglo XVIII, son de aplicación todavía", agregó el heredero del trono, citado por la agencia británica PA.

"Personalmente creo que no lo son, pero si uno se lo dice a gente que cree que la Ilustración es la respuesta para todo, resulta que se molestan", criticó el primogénito de Isabel II.

El príncipe Carlos hizo esos comentarios al hablar de las instalaciones para pájaros que ha recomendado construir en las propiedades de su fundación.

"Las golondrinas y los vencejos no pueden anidar en muros metálicos. No pueden hacerlo a menos que haya aleros. Creo que está mal, es inmoral no tener en cuenta a otras especies que comparten el planeta con nosotros", criticó.

"Si las golondrinas y los vencejos dejan de venir a anidar en estos edificios, la vida no tiene sentido, así de claro...Son cosas que hay que tener en cuenta", dijo el príncipe de Gales.

Y agregó: "Ése es otro motivo por el que lucho tanto...a pesar de los insultos increíbles de los que soy blanco cada vez que abro la boca".

El príncipe de Gales subrayó su fe en la importancia de trabajar con la naturaleza y advirtió de que no se la puede "suprimir ni humillar".

Y como otras veces, expresó su confianza en que se valoren un día sus esfuerzos aunque sea una vez muerto.