Público
Público

Carme Portaceli reivindica la actualidad de Bernhard en "Ante la jubilación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carmen Portaceli destapa el carácter atemporal de la obra de Thomas Bernhard con la puesta en escena de "Ante la jubilación", una sarcástica crítica al nazismo que el Centro Dramático Nacional (CDN) presenta desde el jueves en el Teatro Valle-Inclán.

Acompañada de Gerardo Vera, director del CDN, durante la presentación del montaje, Portaceli ha considerado al escritor austríaco como "el creador más grande del siglo XX" y mostraba su entusiasmo por abordar este texto que había pasado por sus manos en otras dos ocasiones sin llegar a buen puerto.

La directora catalana ha confiado el libreto a tres veteranos de la escena, como son Walter Vidarte, Teresa Lozano y Gloria Muñoz -quien acaba de recibir un Max como mejor actriz de reparto en "Homebody Kabul"- para dar voz a Rudolf, Clara y Vera, tres hermanos unidos para intentan esconder su pasado nazi.

"Bernhard aborda una cuestión tremebunda, la historia de un nazi -Rudolf- que tras la caída del régimen debe esconderse durante diez años pero que, por cuestiones de la democracia que luego se instaura, llega a ser diputado y juez gracias a un pasaporte que le facilitó Himmler", explica Portaceli.

Es por esto que cada año los tres se reúnen para celebrar el cumpleaños de Himmler pero, cuando el pasado comienza a aflorar, se sienten amenazados y la cercanía de la jubilación es lo único que les tranquiliza.

En tres actos que se extienden durante algo más de dos horas, el público podrá redescubrir a un Bernhard "atemporal" en cuyas palabras, según Portaceli, "se pueden encontrar muchas máximas y actitudes que en España reconocemos muy bien -explica en relación con la dictadura franquista- y que incluyen ideas con tanta nactalina que podrían ser de hoy mismo".

Para ahondar aún más en ese baúl de ideologías caducas el escenario del Valle Inclán se llenará con "una especia de armario gigantesco del que salen todos los monstruos" y con el que los tres personajes interactúan, desveló la directora sobre la escenografía que ha creado Paco Azorín, uno de sus colaboradores habituales con el que también ha contado en "Ante la jubilación".

Sin embargo, según insistían los actores, el verdadero protagonista es el libreto del austríaco, una muestra de "libertad de creación, que no incluye ningún signo de puntuación ni acotaciones, pero en el que hay mucha claridad", puntualizaba Walter Vidarte.