Público
Público

Carolina Herrera apuesta por el dramatismo y el color en la Semana de la Moda de Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La diseñadora Carolina Herrera presentó hoy en la Semana de la Moda de Nueva York su nueva colección para la próxima primavera, en la que apuesta por prendas llenas de dramatismo y color para luchar contra los efectos de la crisis económica.

La jornada también contó hoy con otra cara latinoamericana, la del peruano Sergio Dávila, quien también presentó sus creaciones en la pasarela neoyorquina en un desfile que supuso su debut en el circuito oficial de la Semana de la Moda de la Gran Manzana.

"Lo importante es hacer soñar. Por eso he diseñado piezas llenas de color y dramatismo, porque son ésas las que le ponen a uno de buen humor", explicó hoy a Efe la reconocida modista venezolana, uno de los platos fuertes de la presente edición de la pasarela neoyorquina.

Herrera, quien ha mostrado unos diseños plagados de colores cálidos para la primavera-verano de 2009, defendió que en épocas de crisis económica es conveniente "crear piezas con versatilidad, que se pueden combinar ya sea de día, como de noche".

"Hay que darle evolución a ciertas prendas para que la mujer saque más partido a lo que adquiera", ahondó Herrera, quien presentó unos diseños femeninos y muy ligeros, en los que ha utilizado "una paleta de colores típicos del verano, como el rosa hibiscus, el naranja persimmon y el amarillo girasol".

"Los colores son fundamentales en todas mis colecciones", aseveró la modista, quien no se ha olvidado de los blancos y los negros que tanto la caracterizan, de forma que en numerosos modelos jugó con las sombras de tonalidades claras y los acabados en negro.

Herrera aseguró que se ha inspirado "en las mujeres etéreas de Boticelli y en la simplicidad del constructivismo ruso" para unas nuevas apuestas -faldas amplias, pantalones, chaquetas y vestidos de noche- realizadas en tweed de organza, sedas con texturas y rafia lacada.

El desfile de la venezolana en Bryant Park, que, como es habitual estuvo amenizado por la música del DJ español Javier Peral, contó con la presencia de rostros tan conocidos como la actriz estadounidense Reneé Zellweger, la modelo Ivanka Trump, hija del multimillonario estadounidense Donald Trump, la ex modelo española Nati Abascal y la tenista Venus Williams.

En cuanto al peruano Dávila, quien ha utilizado tejidos de su Perú natal fabricados por la firma Barrington San Miguel Industrial, presentó una línea de ropa en la que por primera vez ha introducido modelos femeninos y que se basa en una apuesta urbana, pero elegante y sofisticada.

"He trabajado tejidos de algodón superfinos y cómodos para la primavera y el verano. Se trata de diseños relajados y sofisticados a la vez", señaló a Efe el modisto, quien definió al hombre al que viste como alguien "aventurero y ciudadano del mundo".

Las nuevas apuestas del neoyorquino Marc Jacobs, los diseños de la línea Z Zegna del italiano Ermenegildo Zegna o los de la firma de baño Gottex serán otras de las que se conozcan en la cuarta jornada de una Semana de la Moda, que anoche vivió una de sus mayores fiestas con la celebración del cuarenta aniversario de Calvin Klein.

"Es una marca vinculada a Nueva York y que quiere celebrar sus cuarenta años de existencia mirando al futuro de la ciudad, sin nostalgia alguna", explicó en una rueda de prensa el presidente de Calvin Klein, Tom Murry.

El evento se celebró en el High Line de Manhattan, una antigua estructura ferroviaria que se convertirá en breve en una nueva zona verde en Nueva York y para la que Calvin Klein ha destinado una importante donación.