Público
Público

Carrascosa permanecerá en prisión en EEUU

La española está encarcelada por llevarse a su hija y no devolvérsela al padre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La española María José Carrascosa, encarcelada en Nueva Jersey (EEUU) acusada de haber secuestrado a su hija, seguirá en prisión. Durante la vista preliminar celebrada ayer, la fiscalía desmontó gran parte de la defensa armada por el abogado de la valenciana , Scott Finkenauer.

El más duro golpe lo dio el juez al no admitir en el juicio cuya fecha de inicio se fijará el próximo 29 de abril pruebas y testimonios de expertos que hubieran probado que el marido de María José quiso envenenarla cuando estaba embarazada.

El descubrimiento de pesticida en su organismo llevó a la española a temer por su vida y por la integridad física de su hija Victoria, por lo que decidió llevársela a España y no devolverla al lado de su padre, violando el acuerdo de divorcio al que ambos habían llegado.

Esta era la línea de argumentación de la defensa, ahora en serios apuros. 'Nos ha hecho bastante daño el hecho de que el juez no admitiera las pruebas del envenenamiento porque era nuestra gran baza', dijo Finkenauer a Público.

El juez Donald Venezia argumentó que lo aportado por la defensa no constituía prueba razonable para concluir que Peter Innes quiso envenenar a María José. Tampoco admitió otras evidencias sobre supuesto maltrato mental y físico que le habría infligido desde el comienzo de su relación.

La valenciana estuvo presente en la audiencia, encadenada de pies y manos. A su lado se sentó, además de Finkenauer, el abogado español Marcos García Montes, que lleva su defensa en España y que ha viajado hasta EEUU para coordinarse con su colega estadounidense. En la sesión de ayer, no dio tiempo a examinar todas las acusaciones y testigos que se presentaron en el caso. La vista preliminar se retomará a finales de abril.

Carrascosa se casó con Innes en Valencia en marzo de 1999 y poco después se mudaron a Nueva Jersey. En agosto de ese año, se quedó embarazada, aunque acabó separándose en 2004.

En un viaje a España, María José se llevó a su hija Victoria, lo que supuso una violación de las leyes estadounidenses. Mientras un tribunal español le daba la custodia, otro de EEUU se la daba al padre. En una visita que la española hizo a Nueva Jersey en noviembre de 2006, fue detenida y acusada de nueve delitos. Desde entonces, permanece en prisión.