Público
Público

"Las carreras se ganan aún con tiempos de mi época"

Juantorena, rey de Montreal 76, atiende a Público, de pronto se enfada y se va 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Han pasado 33 años desde que asombrara al mundo. Nadie ha vuelto a atreverse con el doblete 400/800 metros que logró de forma majestuosa en los Juegos de Montreal. Impresiona entrevistar a uno de los ídolos de la niñez. Alberto Juantorena habla en exclusiva para Público. Un genio que aún se apasiona hablando de atletismo.

'Cuando pienso en Montreal me viene un recuerdo increíble. Era especialista en 400 metros y mi entrenador me convenció con datos de que podía correr también los 800. Yo tenía miedo de cansarme. Pero tuve una ventaja y es que nadie pensaba en mí, no era favorito', afirma.

Pero hasta los grandes campeones tienen asignaturas pendientes. 'Sí. Hay una cosa muy concreta que yo extraño mucho: nunca pude ser campeón panamericano. Fui recordista mundial, campeón olímpico, recordista olímpico... ¡Coño! ¡qué cosa más triste! Me quedó en el tintero que nunca pude ser campeón panamericano habiendo sido campeón olímpico'.

Juantorena considera que el atletismo actual es más complicado, por el exceso de competiciones. 'Ahora los entrenadores lo tienen más difícil. Poner a un muchacho en forma para unos grandes campeonatos es más difícil porque hay objetivos en pista cubierta y luego en verano. Son dos picos. Antes era más fácil. Preparabas los Juegos y listo. De todos modos, diré que se ganan las carreras con los mismos tiempos que en mi época'.

Dice el bicampeón olímpico que el atletismo de Cuba ha cambiado. 'Estamos triunfando en nuevas especialidades. Ahí tenemos a Lionel Suárez, que puede ganar el oro en decatlón. Tenemos también a los triplistas y al vallista Dayron Robles'.

Bolt iluminó Pekín de la misma forma que Juantorena, El Caballo, deslumbró en Montreal. De ídolo a ídolo. 'Bolt es un superatleta. De vez en cuando tenemos un supercampeón, como lo fueron Owens, Lewis o Zatopek. Son seres humanos, quizá no totalmente imbatibles, que demuestran una cualidad muy superior al resto'.

'Yo apuesto por Bolt. Pero cuidado con Gay. Yo, como atleta, siempre dejo una ventana y digo no se puede dejar nada al azar. ¿Usted sabe quién dice siempre la última palabra? La meta. Cuando pasas por ahí, ese es el veredicto. No hay otro'.

Los tres secretos del velocista Valery Borzov eran talento, trabajo y control mental. Juantorena está de acuerdo, 'pero el más importante es el tercero', el mental. 'He visto a muchos compañeros con un talento tremendo que, al competir, no supieron manejar su estado anímico. Les fallaba la preparación psicológica y todo les salía mal'.

Asegura el crack cubano que el atletismo es el deporte rey de los Juegos Olímpicos y desde su cargo directivo en la Federación Internacional trabaja para ello, 'pero no hay que desconocer que el fútbol es la pasión del mundo. Nosotros tenemos que seguir luchando para poner el atletismo en lo alto del podio: ese es nuestro empeño'.

En estos tiempos de playstation y sedentarismo juvenil, el rey de Montreal sólo tiene un consejo para los jóvenes: 'Mucha disciplina. Y mucho coraje a la hora de competir. Hay que pensar siempre que por encima de tí no hay nadie. Con respeto para los rivales, pero confiando en que puedes lograr un gran resultado'. ¿Hay menos espíritu de sacrificio ahora en los jóvenes? 'Yo les digo a los jóvenes que hay que encontrar el balance, el equilibrio. El deporte es parte de la educación de las personas'.

Y, de repente, fin de la charla. Un corte abrupto. Al preguntarle por el hecho de que un atleta cubano va a competir por España en Berlín (Frank Casañas, un lanzador de disco que abandonó una concentración de la selección cubana y se quedó en Madrid para siempre), Juantorena dijo enfadado: 'A mí me gustaría hablar de los que compiten por Cuba y viven en Cuba. ¿Vale? Muchas gracias'. Y tal cual, se fue.