Público
Público

"Carta Blanca" a Sofia Gubaidulina en el Auditorio Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Vanguardista, exploradora de nuevas técnicas sonoras, espiritual, rigurosa, tímida e introspectiva, así es la rusa Sofia Gubaidulina, una de las grandes compositoras de la nueva música en la antigua Unión Soviética, cuya figura es el centro del ciclo "Carta Blanca" del Auditorio Nacional de Música.

La Orquesta y Coro Nacionales de España le dedican a Gubaidulina su habitual serie "Carta Blanca" con cuatro conciertos que tendrán lugar en el Auditorio Nacional desde mañana y hasta el 18 de enero, un período que encierra también un encuentro con el público y la compositora el próximo lunes en la Residencia de Estudiantes.

"Muy feliz" se mostraba ante los medios de comunicación Sofia Gubaidulina por su encuentro con los españoles durante esta primera quincena del año. "La vida de un músico no existe sin el público, un tercio de lo que se crea es trabajo del compositor, otro tercio del intérprete y un tercero del espectador", aseguraba la compositora.

Nacida en 1931 en Chistopol, en la república de Tatarstán, trabaja activamente como compositora desde 1963, vive en Alemania y es cofundadora del grupo instrumental "Astreia", además de coetánea de los también compositores Edison Denisov y Alfred Shnitke.

Para el programa de estos días en el Auditorio Nacional, Gubaidulina ha elegido un repertorio centrado en su última década creativa, un período marcado por la "búsqueda de una relación entre el acto auditivo y las leyes de la naturaleza", en un intento por demostrar "cómo el sonido refleja las leyes cósmicas del mundo".

De este modo, componen esta "Carta Blanca" dos programas sinfónicos. Uno de abono los días 9, 10 y 11 de enero, para el que la compositora ha querido que sus piezas "Fairytale poem" y "Hour of the soul" y su concierto para flauta "The deceitful face of hope and of despair", compuesto para la flautista Sharon Bezaly -que estará en el Auditorio-, suenen junto a la "Primera Sinfonía" de Beethoven.

Y otro extraordinario, el día 18, para el que la compositora rusa ha seleccionado "In tempus praesens", creado para Anne Sophie Mutter. El concierto estará dirigido por el holandés Reinbert de Leeuw y contará con la colaboración de la violinista alemana.

El ciclo, que cuenta también con la publicación del ya tradicional libro "Carta Blanca a...", una idea del director de la OCNE, Josep Pons, incluye dos conciertos de cámara, los días 14 y 15, que ofrecerán la oportunidad de dar a conocer un nuevo instrumento, el acuófono, en el que no hay teclas ni cuerdas ni se usa el aire para tocarlo, sólo el agua en forma de gotas y la reacción que provoca en su caída.

Toda la obra de Sofia Gubaidulina ha estado marcada por una dimensión extramusical, y su interés por las ideas místicas y el simbolismo cristiano, ya que considera que "cualquier arte, no sólo la música, existe por nuestras necesidades espirituales".

"Nuestra alma -asegura- exige realizarse y esta realización es la tarea que tiene el arte y su razón de ser durante siglos".

En cuanto a las constantes quejas provenientes de los creadores de música contemporánea por la falta de público, Gubaidulina explica: "Es imposible exigir a toda la gente que nos comprenda. Todos queremos llenar grandes salas, pero se nos olvida que Beethoven o Mozart en su época fueron unos incomprendidos".