Público
Público

La Casa Blanca afirma que Turquía le avisó con antelación del ataque contra el PKK

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Turquía avisó con antelación a los Gobiernos de Washington y Bagdad de sus planes para atacar hoy bases del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) en el norte de Irak, aseguró la Casa Blanca.

Con la participación de cerca de 10.000 efectivos, esta es la primera incursión terrestre de gran envergadura desde las que se produjeron en los años noventa, antes de la captura del líder del PKK, Abdullah Ocalan, en 1999.

Según explicó el portavoz de la Casa Blanca, Scott Stanzel, "esto es algo de lo que sabíamos con anticipación".

"Nos avisaron con antelación", insistió el portavoz, quien indicó que "como aliados dentro de la OTAN, mantenemos una larga relación para compartir datos de inteligencia con Turquía".

El Gobierno iraquí, agregó, también fue notificado acerca de la situación con respecto al PKK, que busca la independencia del Kurdistán y que está considerado un grupo terrorista tanto por EE.UU. como por Turquía.

Estados Unidos, según Stanzel, ha instado al Gobierno turco a que "limite sus operaciones a objetivos precisos del PKK y a que limite el alcance y la duración de sus operaciones".

"También les instamos a que colaboren directamente con los iraquíes, incluidos funcionarios del gobierno autónomo kurdo (en el norte de Irak), para determinar la mejor manera de hacer frente a la amenaza que representa el PKK", agregó.

EE.UU. está dispuesto a aportar datos de inteligencia a Turquía que le puedan resultar útiles para atajar al PKK, indicó por su parte el portavoz del Departamento de Defensa, Bryan Whitman, que matizó que "de todos modos creemos que la solución a largo plazo es una diplomática y no militar".

Las televisiones turcas aseguran que unos 10.000 soldados participan en la operación, incluidos 3.000 comandos especiales, y que estas fuerzas penetraron diez kilómetros en el país vecino.

El ataque terrestre se enmarca en las operaciones contra las bases del PKK en el norte de Irak comenzadas en diciembre por el Ejército turco tras haber recibido el visto bueno del Parlamento y del Gobierno de Ankara.