Público
Público

La Casa Blanca no espera buenas noticias sobre el empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las cifras sobre empleo que se conocerán el viernes no serían una "buena noticia", ha dicho la Casa Blanca, y el vicepresidente Joe Biden advirtió que el dato de febrero podría ser peor que el del mes anterior.

"No espero buenas noticias", dijo el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs en una rueda de prensa cuando se le preguntó sobre los datos sobre el empleo de febrero, que serán dados a conocer el viernes. "Asumo que es parte de lo que el mercado ve hoy", agregó.

El Departamento del Trabajo dijo el jueves que la cifra de trabajadores estadounidenses llenando solicitudes de beneficios de desempleo por primera vez cayó en 31.000 a una cifra estacionalmente ajustada de 639.000 en la semana terminada el 28 de febrero.

"Estos son tiempos difíciles para los trabajadores estadounidenses", dijo Biden en un discurso ante el consejo ejecutivo de la federación sindical AFL-CIO en Miami Beach, Florida.

"Tres millones de estadounidenses perdieron su empleo el año pasado; otros 600.000 lo hicieron en el primer trimestre de este año y me entristece decir que creo que mañana, cuando se conozcan las cifras, podrían igualar o superar a las de enero", agregó.

Reiteró su respaldo a la ley del Gobierno del presidente Barack Obama de libertad de elección de los empleados que busca fomentar el trabajo organizado en sindicatos.

"Ustedes saben, el presidente Obama reconoció que nuestra economía no está construida sobre corporaciones que venden complicados productos fiscales. Hemos visto a dónde nos llevó eso. Nuestra economía se levanta sobre esforzados trabajadores estadounidenses que hallan y ocupan buenos empleos", afirmó.

La ley, que se espera que sea presentada nuevamente en el Congreso por los demócratas, permitirá que los empleados de una compañía formen sindicatos si la mayoría firma una carta, en lugar de la actuar práctica de una votación secreta, un proceso que -según los sindicatos- permite a los empleadores intimidar a los trabajadores.