Público
Público

Casas que mutan con la crisis

La ministra de Vivienda insta en la Bienal a la regeneración urbana de las ciudades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Casas más pequeñas y con menos presupuesto. El impacto de la crisis en la arquitectura española está potenciado la austeridad económica y la flexibilidad, frente a valores tradicionales como el espacio o los diseños rígidos. Es una de las conclusiones que se extraen de la X Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo, inaugurada la semana pasada en Santillana del Mar (Santander) y en la que sus participantes analizaron la evolución que ha tenido la disciplina en los últimos 20 años.

En su presentación, la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, instó a los arquitectos a 'implicarse en regenerar los barrios y el tejido urbano', para evitar el crecimiento hacia el extrarradio y 'volver a dar importancia al centro de las ciudades'.

El respeto al medio ambiente y la sostenibilidad siguen siendo conceptos en alza. La fachada del Hotel Aire de las Bardenas (de cuatro estrellas y Premio de Arquitectura Joven de la Bienal) es un ejemplo que combina el ahorro y el concepto medioambiental: construida con cientos de cajas de madera de recogida de la fruta, bloquea las ráfagas de cierzo navarro y reduce el impacto que supone construir un hotel de lujo en la zona de influencia del Parque Natural de las Bardenas Reales de Navarra. 'El hotel se presenta como una construcción ligera, desmontable y reciclable, asociada a las construcciones agrícolas de la zona', explican sus arquitectos, Emiliano López y Mónica Rivera.

Además, se han incorporado otros conceptos como la flexibilidad de espacios, la participación, la tecnología o los sentidos (olor, tacto y oído). Las construcciones son versátiles y se amoldan a las necesidades de los usuarios. Así, proliferan los espacios multidisciplinares (museo de día y bar de noche, por ejemplo) o las viviendas de tabiques desmontables.

La VPO es el sector que más se ha adaptado los nuevos valores. 'En la vivienda libre, los promotores no lo han cuidado tanto porque no sabían si se iban a vender. Ahora, sus construcciones son las que no se compran', apuntó en la inauguración de la bienal el presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España, Carlos Hernández Pezzi.

Además, el responsable del Consejo Superior abogó por un mayor 'compromiso social' de los arquitectos, que también deben velar por la 'defensa del medio ambiente'. La principal asignatura pendiente de los creadores españoles 'es y seguirá siendo la vivienda', opina el arquitecto Javier García-Solana. 'Está encorsetada en una normativa muy cerrada que no nos permite trabajar como nos gustaría'. Sin embargo, en la exposición de Santillana del Mar despuntan proyectos creativos de domicilios como las 40 viviendas para ancianos en Benidorm (Premio de Vivienda de Protección Oficial, VPO) o la rehabilitación de viviendas en Cádiz de los arquitectos José Morales y Sara de Giles.

Los avances tecnológicos han hecho posible la reducción del consumo eléctrico, el aislamiento térmico o la gestión de los recursos. Andrés Jaque, creador en 2007 del Tupper Home, insiste en que, a día de hoy, es 'más costoso invertir en tamaño que en tecnología'. Según Jaque, la optimización del espacio permite hacer viviendas un 55% más pequeñas, y la elevación del rendimiento tecnológico reducir su precio un 52%. La crisis económica y la falta de presupuesto para levantar edificios podrían ser los mejores aliados de una arquitectura flexible.