Público
Público

Cascos llama "grupito sin escrúpulos" a la dirección del PP de Gijón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex vicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez-Cascos ha calificado de "grupito sectario sin escrúpulos" a la dirección del PP de Gijón, a la que ha denunciado ante la Agencia de Protección de Datos por arrojar a un contenedor documentación y correspondencia privada del también ex ministro de Fomento.

Álvarez-Cascos se pronuncia así en un carta abierta remitida a dos diarios asturianos en la que manifiesta su agradecimiento a José Miguel Bernardo Rodríguez, que supuestamente localizó el pasado mes de abril los documentos en un contenedor y se los hizo llegar.

Según el ex vicepresidente, el anuncio del PP de Gijón de que estudia querellarse contra Bernardo Rodríguez, que entonces ocupaba el cargo de secretario general de Izquierda Republicana en Asturias, refleja que la actual dirección del local del partido no es "un grupito extremista" sino "un grupito fuera del sistema".

Para Álvarez-Cascos, los responsables del partido en Gijón se amparen "cobardemente" en las siglas de una formación, el PP, que representa a 700.000 españoles, y que es "reformista, moderado y de centro" que tiene como "principio básico" el respeto a la ideología de todas las personas.

A su juicio, en el seno del PP no caben "las abominables y groseras descalificaciones" vertidas contra esta persona para intimidarla y basadas, subraya, en su ideología, su militancia y su trayectoria política.

Tras la denuncia de Álvarez-Cascos, que ha trasladado además el asunto al Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP, el PP de Gijón desmintió "rotundamente" haber arrojado a un contenedor de escombros dicha documentación y aseguró que en su sede no quedan papeles relativos al ex ministro de Fomento desde 2003.

Asimismo, aseguró que desde que la actual dirección fue elegida en el año 2003, en su sede no se conserva documentación ni correspondencia privada de Álvarez-Cascos, "que fue retirada" por el anterior presidente local del partido, Isidro Martínez Oblanca.

Desde la elección de Pilar Fernández Pardo en noviembre de 2003 como presidenta de la junta local del PP, Álvarez-Cascos, que inició su carrera política en Gijón, ha mantenido diversos enfrentamientos con los responsables locales del partido, lo que le llevó a darse de baja como militante para registrarse en Madrid.