Público
Público

Caso critica el clasismo de la sociedad española hacia las empleadas del hogar inmigrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ángeles Caso, ganadora del Premio Planeta 2009 por su obra "Contra el viento", criticó hoy el repentino ataque de "clasismo" de la sociedad española hacia las trabajadoras inmigrantes del servicio doméstico, ya que "de pronto nos comportamos como si fuéramos aristócratas".

La escritora y periodista asturiana comentó en una rueda de prensa conjunta con el finalista del Premio Planeta, Emilio Calderón, que ha comprobado en primera persona, a través de amigos que se consideran a sí mismos "progresistas", cómo se trata con "absoluta indiferencia" a las empleadas del hogar.

"Es una cosa que me sorprende, porque depositamos en sus manos lo que más queremos, nuestros hijos y nuestros mayores, y luego no encontramos un minuto para sentarnos a tomar un café con ellas y escucharlas, saber de dónde vienen, qué les ha ocurrido en la vida, por qué están aquí, a qué aspiran", reflexionó.

Ángeles Caso lamentó la existencia de "esa especie de clasismo que nos imbuye cuando tratamos con el servicio, como si todos descendiéramos de la pata del Cid y estuviéramos acostumbrados a tener criados".

Precisamente el protagonista principal de "Contra el viento" está inspirado e incluso tiene el mismo nombre, Sao, de una trabajadora de origen caboverdiano que ayudó a la escritora a cuidar de su hija.

Esta novela narra las vivencias de Sao, que se traslada a Portugal y luego a España en busca de una vida mejor pero que no tiene fortuna y al final es víctima de humillaciones y maltratos.

Ángeles Caso opinó que este trabajo literario pretende "hacer visible a gente invisible", que en la mayoría de los casos lleva "una vida desdichada" y sufre "infinidad de cosas malas por su vulnerabilidad y desprotección".

Además, trata de hacer comprender al lector que "son seres que tienen vida, que no son robots que vienen a limpiar nuestras casas y cuidar de nuestros niños y nuestros viejitos".

Admitió que "es triste" tener que llegar a este punto, a tener que abrirle los ojos a algunos sectores de la sociedad para hacerles comprender que los inmigrantes "también son buena gente", "pero si este libro realmente sirve para que la gente cambie su visión sería muy gratificante", afirmó.

Ángeles Caso también trató de desmontar la "etiqueta fácil" de que "Contra el viento" se pueda tildar de "novela para mujeres", como de hecho se lo han transmitido algunos lectores potenciales en la gira de promoción actual.

Calificó como "una tontería enorme" que se descarte la lectura de una obra por el simple hecho de que su autora sea una mujer y sus personajes principales, también.

En este punto recordó que "toda la vida" ha leído a "hombres sobre historias de hombres y desde una visión masculina", y consideró que quienes no lo admiten cuando de literatura femenina se trata sufren "un machismo absurdo".

Por último, aclaró que el seudónimo elegido para escribir "Contra el viento", el de Virginia Évora, hace referencia a Virginia Woolf, "la santa matrona de las escritoras y a la que admiro mucho", y a la cantante caboverdiana Cesaria Évora, cuyas canciones le ayudaron durante la gestación de la novela ganadora del Premio Planeta 2009.

También usó seudónimo Emilio Calderón en su libro "La bailarina y el inglés", concretamente Blas Bolarín, en homenaje a un amigo suyo y a un apellido familiar de origen italiano.

Calderón explicó que su novela, ambientada en la India y protagonizada por un inglés durante la segunda Guerra Mundial, bebe de la obra del inglés Rudyard Kipling y se desarrolla en un escenario físico imaginario aunque inspirado en Bangladesh.

El escritor malagueño se consideró como "una persona con suerte" habida cuenta de "cómo está funcionando de bien" su última novela, que no la consideraba "propia" para presentarla al Premio Planeta "por la ambientación y la lejanía de la historia".