Público
Público

Castells niega que diera un trato a favor a Millet para construir un hotel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El conseller de Economía y Finanzas e la Generalitat, Antoni Castells, ha negado hoy que diera un trato de favor a Félix Millet para construir un hotel junto al Palau de la Música, y ha subrayado que el convenio que firmó con él "se hizo con todas las de la ley, porque había un interés ciudadano".

La Fiscalía de Cataluña presentó ayer una querella por tráfico de influencias contra Millet por el proyecto del Hotel del Palau, en un caso que salpica a responsables del Ayuntamiento de Barcelona y al conseller Castells.

La querella señala que el ex responsable del Palau de la Música, y Jordi Montull se aprovecharon de sus "relaciones personales" con el conseller para conseguir un convenio que facilitara la permuta urbanística para la construcción del hotel y el compromiso de la Generalitat de recalificar las fincas donde un promotor privado iba a edificarlo.

En declaraciones a RAC1, Castells se ha mostrado sorprendido por el contenido de la querella y ha defendido su actuación respecto al convenio asegurando que "se hizo con todas las de la ley porque había un interés ciudadano" y "con todas las garantías", según un comunicado de la emisora.

"Por descontado, con ningún trato de favor a nadie", ha apostillado, tras insistir en que "lo que hice fue firmar un convenio y punto, como hago siempre".

Al mismo tiempo, ha rechazado que la operación realizada haya supuesto ninguna "pérdida" ni "lesión" para los intereses patrimoniales de la Generalitat y ha puntualizado que el convenio "prevé perfectamente esta compensación dineraria". "Está garantizado. La Generalitat debe recibir este dinero", ha dicho.

En su escrito, la fiscalía señala que Castells firmó el convenio sin tramitar los informes jurídicos previos y preceptivos para valorar la necesidad y la utilidad de la operación y dejando en manos de Millet la indemnización que tendría que percibir la Generalitat por la "pérdida de valor" que podría acarrear la operación para la administración catalana.

El conseller se ha mostrado "totalmente tranquilo" ante la aparición de la querella, aunque sí ha admitido estar "un poco decepcionado" porque "se está jugando con cosas con las que no se tendría que jugar".

En este sentido, ha subrayado que también está "un poco enfadado porque todo contribuye a ensuciarlo todo y no es bueno".

Respecto a la petición de comparecencia por parte de CiU en la comisión del caso Millet, Castells ha asegurado que "me parece de mal estilo querer dar lecciones de ética y querer ensuciar con cosas que saben perfectamente que no hay nada, de nada. Me parece fatal".