Público
Público

Castilla-La Mancha mantiene una reserva de 4.000 hm3 en la Ley del Agua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El borrador de la Ley del Agua que está elaborando el Gobierno de Castilla-La Mancha para ser presentado a las Cortes generales, contempla que se establezca una reserva estratégica de 4.000 hectómetros cúbicos de agua para atender las necesidades de la región.

Así lo ha adelantado hoy en Toledo el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que ha presentado a los integrantes de la Mesa del Agua el borrador de la futura Ley, que será enviado en breve a las Cortes castellanomanchegas para su aprobación y posterior remisión a las Cortes generales.

Barreda ha destacado que el texto se recogen "todas y cada una de las aportaciones" previstas en el Estatuto de Castilla-La Mancha, entre ellas que se fije una reserva estratégica para atender las necesidades de Castilla-La Mancha, que se cuantifica en 4.000 hectómetros cúbicos.

Se busca "conseguir aquello que hemos enunciado de manera reiterada: que tenemos prioridad sobre las cuencas de los ríos que transcurren por nuestro territorio y que cuando hay algún trasvase, como es el caso del Tajo-Segura, la cuenca cedente tiene prioridad sobre la cuenca receptora", ha añadido.

La existencia de una lámina estable de agua en los embalses de cabecera del Tajo, "es una reivindicación fundamental", que según Barreda, "pone en evidencia el cambio que tiene que haber en las normas de explotación del trasvase Tajo-Segura".

Ha señalado que "las aguas del Tajo se tienen que regular y embalsar en los pantanos de cabecera y no en el Segura".

La estrategia que se ha seguido hasta ahora ha sido trasvasar el agua a los pantanos del Segura "la necesitaran en ese momento o no la necesitaran", ha apuntado Barreda, quien ha aseverado que "esta práctica se tiene que acabar absolutamente".

También se mantiene que haya caudales ecológicos en todos los ríos para asegurar la vida y "poner coto al abuso injustificado de los pozos de sequía del Segura".

Asimismo, se plantea que la comunidad autónoma tenga competencias "en todo lo que se refiere a los órganos de dirección de las cuencas hidrográficas con criterios de proporcionalidad y tener un mayor peso en el proceso de planificación hidrológica y en todas las decisiones que afecten a la región".

Según Barreda, Castilla-La Mancha es una comunidad "estratégica para la planificación hidrológica nacional", con un territorio "absolutamente clave en la Península Ibérica".

Su territorio está afectado por siete cuencas hidrográficas, entre ellas las de cuatro de los grandes ríos peninsulares: el Tajo, el Guadiana, el Júcar y el Segura y de partes de la del Duero, del Ebro y del Guadalquivir, ha recordado.

La influencia de las cabeceras y de la mayor parte de los territorios de las cuencas de los cuatro grandes ríos "afecta directamente a Castilla-La Mancha", ha subrayado Barreda, que ha agregado: "somos directamente responsables de todo lo que pasa en ellas y tenemos que ser los principales beneficiarios".

El presidente de Castilla-La Mancha ha afirmado que la ley "tiene vocación de consenso y de acuerdo" y, en este sentido, ha asegurado que el Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes generales la apoyará, en la medida que contiene todo lo que recogía el Estatuto que ya apoyó en su momento.