Público
Público

Catalunya descarta que los pacientes paguen los fármacos tras los impagos

Establecerá un "circuito especial" para las farmacias que no puedan proveer medicamentos después de que los boticarios denunciaran la "imposibilidad" de seguir financiando los fármacos de la Seguridad Social.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Consejería de Salud de la Generalitat catalana ha descartado este jueves que los pacientes deban abonar el pago íntegro de los fármacos a partir del 5 de noviembre, ante la 'imposibilidad' de las farmacias catalanas de seguir sufragando los medicamentos, según ha anunciado el director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Josep Maria Padrosa. Ante la posibilidad planteada por los farmacéuticos de que el usuario abone el 100% del medicamento, para su posterior reembolso, Padrosa ha aseverado que el departamento 'ni quiere ni puede', por mandato legal, plantear esta opción.

Ha lamentado la situación actual, y ha anunciado la puesta en marcha de un 'circuito especial' de comunicación rápida para garantizar la administración de fármacos caros en el caso de que los establecimientos de farmacia no puedan hacer frente a este cargo, pudiendo ser dispensado el fármaco directamente en un centro de salud en casos extraordinarios. En una atención a los medios, Padrosa ha tratado de dar respuesta a la voz de alarma de los farmacéuticos, y ha confiado en que los casos de desabastecimiento de fármacos sean 'puntuales', como ya sucedió hace cinco o seis meses en que los pacientes pudieron ser derivados a boticas que sí podían dispensar una medicina concreta.

El director del CatSalut ha dicho a los farmacéuticos que no se encuentran 'desamparados', sino que el departamento está encima de la situación buscando salidas con créditos bancarios con condiciones vinculadas al Plan ICO de proveedores del Gobierno central, que debía llegar a final de mes. Ha admitido que se trata de una situación 'extraordinaria', en que lo que primero que se debe hacer es identificar en qué establecimientos de farmacia se pueden dar desprovisiones puntuales de fármacos, lo que es una tarea ardua, habida cuenta de que en Catalunya hay 3.100 boticas, diez veces más que centros de atención primaria (CAP).

Padrosa ha confiado en que la situación se 'desencalle' los próximos días, y ha manifestado que se encuentra en conversaciones directas con las farmacias, que ha admitido que puedan tener problemas para administrar medicinas caras de más de 500 euros, aunque éstas suponen el 0,5% del total. Para casos extraordinarios, el CatSalut se plantea administrar estos fármacos fuera de la red de farmacias y a través del Servicio de Atención al Usuario con el que cuentan los centros de salud catalanes. Padrosa se ha solidarizado con la red de farmacias por la situación de 'angustia y preocupación' que sufren, especialmente después de que la Generalitat les deba todavía más de 400 millones de euros de tres meses anteriores, a los que se deberá sumar el último mes, si bien no está claro si van a cobrar el próximo.

El director del CatSalut ha recordado que el último impago se debe al cambio de decisión repentino del Gobierno central para aprobar una partida prevista por el Plan ICO de proveedores a finales de este mes, que debía pagar facturas anteriores —también a la red de hospitales concertados— con el fin de paliar el impago de este último mes por los recientes cambios de criterios del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) del Ejecutivo central.

El Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Catalunya denunció este miércoles la 'imposibilidad' de las boticas de seguir financiando los fármacos de la Seguridad Social de los usuarios, ante el anuncio de que no van cobrar los dos próximos meses, lo que las llevará a acumular un déficit de 600 millones de euros hasta final de año. El presidente del consejo, Jordi de Dalmases, ha exigido al conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, que tome una decisión para saber si a partir del 5 de noviembre las farmacias deben cobrar el pago íntegro de los fármacos al usuario, para reembolsárselo luego, o qué deben hacer.

La decisión es responsabilidad del máximo representante de las prestaciones sanitarias en Catalunya, ha señalado De Dalmases, que ha emplazado a las administraciones a que se pongan de acuerdo y que 'no utilicen a las farmacias como una pelota de tenis'. Para De Dalmases, esta situación se debe acabar y la Generalitat es la que debe decir a los ciudadanos si deben ir a la farmacia y pagar los medicamentos hasta que la administración lo pueda reembolsar: 'Pero no se nos puede dejar abandonados otra vez'.

Las boticas catalanas supieron este miércoles que no van a cobrar los dos próximos meses, ni tampoco los más de 416 millones de euros pendientes de varios meses desde 2011, a través del Plan ICO de proveedores, cuya partida debía ser aprobada este jueves por el Consejo de Ministros. Esta partida ha caído del plan previsto, por lo que las boticas catalanas han hecho saltar las alarmas por los nuevos impagos que desde su inicio han abocado al cierre de 23 farmacias y han comprometido la situación económica de más de una decena.

A su juicio, Boi Ruiz debe dar la cara de una vez 'ante una situación imposible de seguir financiado los fármacos a los que tienen derecho los ciudadanos' y después de muchos meses de retrasos, en que las farmacias han protagonizado el primer cierre patronal de su historia, con un seguimiento del 90%. De Dalmases ha reclamado a Boi Ruiz claridad por encima de todo, y que 'no esconda la cabeza debajo el ala', como dice que ha hecho hasta ahora, teniendo en cuenta que estos establecimientos ya hace tiempo que sufren las consecuencias de la recesión con ajustes varios, retrasos en el pago y deudas no saldadas.

El presidente del consejo ha advertido de que las cosas no pueden seguir como hasta ahora, en que las boticas —que son empresas autónomas— han hecho frente a los intereses derivados de los impagos y los retrasos registrados.

El presidente de la Federación de Farmacias de Catalunya, Antoni Torres, ha lamentado que las farmacias se hayan convertido en una 'moneda de cambio' y ha destacado que el impago que acumularán a final de año las farmacias  —más de 600 millones— es el equivalente a todo el gasto farmacéutico hospitalario de un año.