Público
Público

Catalunya se proclama de nuevo como nación

El Tripartito y CiU se limitan a votar en el Parlament el preámbulo del Estatut, al que el TC despojó de todo valor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alivio. Nadie estaba del todo satisfecho pero todos estaban relajados. La montaña parió un ratón. El Parlament aprobó ayer, con una amplia mayoría apuntalada por CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA, una resolución en defensa del Estatut que el Tribunal Constitucional ha recortado y reinterpretado a la baja. La proximidad de las elecciones y el fuerte contraste entre las propuestas de los partidos para resolver el encaje entre Catalunya y España impidieron ir más allá. De ahí que, tras días negociando y un pleno de suspense, José Montilla optara por una solución de mínimos que sometía a la Cámara un texto reproduciendo el preámbulo del Estatut, que afirma que el Parlament 'ha definido a Catalunya como nación' y subraya una voluntad de autogobernarse en plenitud.

El TC afirmó en su sentencia que sólo es admisible la nación española y negó tal condición a Catalunya. 'La Constitución no conoce otra nación que la española', establece la sentencia, afirmando varias veces su carácter 'indisoluble'.

CiU no consiguió su objetivo de dividir a los socios del Govern

Fuera la que fuera la solución de Montilla para dar respuesta al conflicto y al clamor de la multitudinaria manifestación de hace una semana, ya a primera hora quedó claro que tendría el apoyo de CiU. Artur Mas se había descolgado y sostenía que debía ser el Tripartito quien pactara la hoja de ruta. Su objetivo era doble: no salir de su ambigüedad y dividir al Tripartito, en cuyo seno chocan PSC y ERC.

Consiguió lo primero pero no lo segundo pese a que el líder de Esquerra, Joan Puigcercós, dio a entender en el debate que el Tripartito quizás ya no tenga sentido. 'Han sido años muy buenos pero ahora toca una nueva etapa'. En esa el independentismo debe, según él, poner el soberanismo por delante de la lógica de izquierdas de los últimos siete años. ERC votó la resolución unitaria pero, además, presentó una propia estableciendo una hoja de ruta independentista. Sólo la votaron sus 21 diputados.

El Tripartito y CiU se conformaron con un 'mínimo común denominador' que Mas definió como 'causa común'. Avisó, eso sí, de que lo que le valió (y redactó con José Luis Rodríguez Zapatero) hace cuatro años ya no satisface 'las aspiraciones nacionales'. La resolución de Montilla, que rehuyó el debate con los portavoces para evitar tensiones, la presentaron PSC e ICV-EUiA y CiU y ERC la votaron. Puigcercós recordó que no marcaba 'objetivos' pero justificó su voto en pro de la unidad, porque, señaló, en realidad votaba una 'mentira'. Y es que, como él hizo notar, el preámbulo afirma que Catalunya se desarrolla dentro de 'un Estado que reconoce y respeta la diversidad de identidades dentro de los pueblos de España'.

El PSOE está dispuesto a votar la resolución en el Congreso

En su introducción, la resolución aprobada por el Parlament muestra 'la disconformidad' con la sentencia pese al 'respeto' a las instituciones y reitera la voluntad de 'defender íntegramente' el Estatut y extraer 'todo su potencial'.

Montilla acudirá a la Moncloa el miércoles con la renovada demanda de respetar el Estatut. Si es necesario, la resolución se votará en el Congreso el martes que viene, último día del debate del estado de la nación.

El PSOE está dispuesta a ello, pese a no verlo necesario en el Grupo Socialista, dado que en su día ya apoyaron un preámbulo que el TC ha respetado, aunque le ha despojado de todo valor jurídico.