Público
Público

Catástrofes naturales causaron pérdidas por 150.000 millones de euros en 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las catástrofes naturales provocaron unos daños económicos globales cercanos a los 150.000 millones de euros en 2008 y unas pérdidas superiores a los 30.000 millones de euros a las compañías de seguros, según los datos publicados hoy por las reaseguradoras Munich Re y Swiss Re.

Ambas compañías señalan que las pérdidas globales fueron muy superiores a las registradas en 2007, cuando se cifraron en casi 58.000 millones de euros, a pesar de que en 2008 se produjo un menor número de desastres naturales (750 frente a los 960 del año anterior).

Los desastres naturales causaron el pasado año más de 220.000 muertes en todo el planeta, la mayor cifra ocasionada por este tipo de catástrofes desde 1970, y convirtieron a 2008 en el tercer año más costoso de la historia para las compañías de seguros.

Las pérdidas de 2008 sólo fueron superadas por los ejercicios 2005 y 1995, en los que se produjeron catástrofes como el huracán "Katrina", en Estados Unidos, y el terremoto "Kobe", en Japón.

En términos humanitarios, Asia fue el continente más afectado por este tipo de catástrofes debido a las muertes provocadas por el ciclón "Nargis" en Myanmar - 85.000 fallecidos confirmados oficialmente y más de 54.000 desaparecidos- y por el terremoto que azotó la provincia china de Sichuan en mayo y que causó 70.000 muertos, 18.000 desaparecidos y 374.000 heridos.

Fue precisamente este último el que provocó las mayores pérdidas económicas globales del año, unos 60.833 millones de euros, lo que le convierte en el terremoto más caro de la historia después del de "Kobe", en 1995.

No obstante, el siniestro individual más costoso para el sector del seguro fue el huracán "Ike", que azotó la costa sur de Estados Unidos y el Caribe a comienzos de septiembre, provocando 129 muertes y unos daños económicos cercanos a los 10.700 millones de euros.

El huracán "Gustav", que golpeó a la misma región varias semanas antes, fue el segundo desastre más costoso, con unas pérdidas de 3.564 millones de euros para las aseguradoras y un centenar de fallecidos.

Las pérdidas por desastres naturales fueron relativamente moderadas en Europa en comparación con la devastación en los continentes asiático y americano.