Público
Público

El catedrático Jesús Paniagua saca el a la luz la historia de los indianos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El catedrático de historia de América Jesús Paniagua acaba de sacar a la luz interesantes historias de indianos, entre ellos los Cuesta Manzanal, los mayores esclavistas del siglo XIX, nacidos en Val de San Lorenzo, León.

Son personajes interesantes que enviaron cuantiosas remesas, encargaron la edificación de bellas ermitas, instituyeron capellanías y mandaron decir a su muerte miles de misas en sus lugares de origen ...a veces con el diner

o obtenido del comercio de esclavos.

Jesús Paniagua, catedrático de Historia de América de la Universidad de León, ha escrito el libro de investigación "Morir en Cádiz", en el que sigue la pista a decenas de personas, salidas de las diócesis de Astorga, León y Oviedo, y que recalaron en la ciudad andaluza.

Paniagua investigó un periodo que va de 1650 a 1850 y una ciudad, Cádiz, que era en algún momento del siglo XVIII la más activa de España en materia comercial, por ser base del comercio con América, y en la que halló una importante documentación que luego complementó en el Archivo de Indias y otras instituciones.

El inicio de la investigación se debió a un viaje realizado por el catedrático a la capital gaditana para investigar la vida de Juan López Cancelada, eminente periodista del XVIII y del XIX, que fundó la Gaceta de México y El telégrafo Americano.

El estudioso, leonés de origen, se sorprendió al constatar que López Cancelada también era leonés y decidió seguir la pista de otras gentes del mismo territorio, a la luz de la documentación encontrada en Cádiz, ciudad que en el XVIII fue "tierra de promisión para muchos emigrantes, vascos, cántabros, navarros o leoneses", según explica.

En aquella época, en mucha de la documentación (el mapa político administrativo no era el actual), los emigrados dan como lugar de origen su pueblo y la diócesis, por lo que los habitantes de la Liébana(actual Cantabria), Tierra de Campos(Palencia o Valladolid) norte de Zamora u Valdeorras (Orense) se definen como de las diócesis de Astorga o León.

Con escasos medios y un nivel de formación mayor que la media general, los emigrantes de este territorio fueron activos comerciantes, amén de militares y sacerdotes, y en su mayoría llevaron a cabo un viaje de no retorno, según los datos del estudio, que acaba de publicar la editorial Lobo Sapiens.

Entre los emigrados, hubo algunos de amasaron magníficas fortunas, tales como los Rodríguez de Baragaña, los Losada y Quiroga; los Díaz Guitán, Los Castro Ferrer o los Cuesta Manzanal, que en su mayoría se implicaron en el comercio con América y acabaron abriendo despachos en Cuba, Florida, Países Bajos, etc.

Entre los más novelescos, los hermanos Cuesta Manzanal, nacidos en Val de San Lorenzo, en 1768 y 1778, quienes tras pasar por Cádiz crearon una compañía en La Habana y llegaron a pedir un permiso de introducción de 1600 esclavos negros para sus haciendas.

Pedro Cuesta, que falleció en la Habana en 1847, se casó en Cuba con una hacendada local, vinculada al negocio del azúcar, con lo que creó el consorcio azucarero mas poderoso de la isla.

Santiago Cuesta Manzanal, que murió en el mismo año que su hermano, ostentaba el titulo de Conde de la Reunión de Cuba, y residía en un palacio aun existente en la capital cubana.

Ambos hermanos tenían dos fragatas, Ciudad de Zaragoza y Junta Central, dedicadas al tráfico negrero, equipadas con tripulación inglesa, "fueron los mayores esclavistas de su tiempo y también practicaron el contrabando por los puertos del Caribe", según afirma Paniagua.