Público
Público

Los católicos ven la retirada de cruces como un "martirio"

Dolores de Cospedal se pregunta si el Gobierno va a "prohibir la cabalgata de Reyes Magos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno socialista calibró ayer la reacción que tendría la retirada de crucifijos de los colegios concertados, una posibilidad que el PSOE dejó abierta el miércoles en el Congreso, al apoyar una proposición de ERC que insta a retirar los símbolos religiosos de 'los centros escolares', sin limitarse a los públicos. La propuesta pide al Ejecutivo que incorpore en la reforma de la Ley de Libertad Religiosa la sentencia del Tribunal de Estrasburgo.

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero afirmó ayer que la retirada de crucifijos 'no está en la agenda del Gobierno en este momento' y anunció que la futura Ley de Libertad Religiosa resolverá el debate.

El PP, no obstante, ha puesto ya el grito en el cielo contra ese amago de avance hacia un Estado laico. Mariano Rajoy lamentó la decisión del Congreso y señaló que la decisión debe ser de los padres. La secretaria general del partido, Dolores de Cospedal, ironizó sobre el tema al preguntar si el Gobierno 'va a prohibir la cabalgata de Reyes Magos'.

Desde Salamanca, el presidente del Episcopado, Antonio María Rouco Varela, recordó que la democracia funciona 'con la libertad, y no con la imposición'. Confió en que se ignore la propuesta y se quede en el Congreso, por ser el crucifijo un signo 'que ha hecho transpirar al mundo entero'.

La iniciativa parlamentaria causó un profundo malestar en el mundo católico. La secretaria general de la Provincia Eclesiástica de Madrid, María Rosa de la Cierva, mostró su 'sorpresa' ante una propuesta que a su juicio 'no viene a cuento' y que demuestra que a 'algunos políticos les satisface atacar a la Iglesia'. 'Me supone un profundo dolor esa aversión a nuestra fe y a sus signos', argumentó De la Cierva, que ocupa un puesto en el Consejo Escolar del Estado. 'Si tenemos que sufrir el martirio, lo sufriremos, pero no claudicaremos en nuestros compromisos de fe', concluyó.

El director de la Fundación Pluralismo y Convivencia, José Manuel López, que trabaja en la elaboración de la ley, aseguró que 'el Estado sólo puede aplicar una propuesta sobre los centros públicos, no sobre los privados'. López opina que la ley debe 'indicar el camino para que sea cada centro escolar el que decida'.

La iniciativa parlamentaria causó un profundo malestar en el mundo católico

La sentencia del 3 de noviembre del Tribunal Europeo de Derechos Humanos señala que los símbolos religiosos vulneran el artículo 9 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que protege el derecho de los padres a educar a sus hijos en las creencias que elijan con libertad.

El Gobierno asume que ese fallo presiona en la redacción de la reforma de la Ley de Libertad Religiosa, de 1980, que deberá detallar cómo un padre puede sentir su libertad de pensamiento intacta.

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, señaló que la futura ley 'tendrá en cuenta la situación social y las creencias de una sociedad que hoy es plural también en el sentido religioso'. El diseño de la reforma, asumido por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, pretende cubrir las carencias de la ley actual con creyentes no católicos o con los que no sienten apego a ninguna fe.

El titular de Justicia, Francisco Caamaño, admitió que el fallo de Estrasburgo será asumido por el ordenamiento jurídico español, pero advirtió de las diferencias 'de régimen jurídico' entre los colegios públicos y los que 'tienen un ideario'. Precisó que ese ideario será 'respetado'.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, en su fallo del pasado 3 de noviembre, que daba la razón a una madre italiana, otorga vía libre a cualquier padre a reclamar que un símbolo religioso en el aula ataca su libertad de pensamiento. El artículo 16 de la Constitución Española deja claro que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”.La Ley de Libertad Religiosa de 1980 otorga la libertad de “recibir e impartir enseñanza e información religiosa de toda índole”, ya sea “dentro o fuera del ámbito escolar”. Este artículo no tiene en cuenta a los no creyentes que no quieren recibir o impartir educación de ningún tipo de credo. Otro artículo de la ley dice que “el ejercicio de los derechos de la libertad religiosa y de culto” tiene como límite “la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades”.