Público
Público

Una cauta UE, dispuesta a ayudar a cerrar Guantánamo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea tuvo problemas el lunes para mostrar un frente unido sobre Guantánamo, ya que algunos países afirmaron que debería ayudar al nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a cerrar la prisión aceptando algunos presos, mientras que otros rechazaron la idea.

Francia pidió al jefe antiterrorista, Gilles de Kerchoveque, que coordine la respuesta europea, pero la presidencia europea, que actualmente ocupa la República Checa, insistió en que cada país debe decidir si acepta a los detenidos en su territorio.

Obama ordenó la semana pasada que la cárcel situada en la bahía de Guantánamo, en Cuba, se cierre en el plazo de un año. Muchos consideran esta prisión como un símbolo de los abusos cometidos en nombre de la "guerra contra el terror" de la Administración Bush.

"Necesitamos estrechar la mano de Estados Unidos. Es un nuevo comienzo, Guantánamo se ha cerrado y estamos encantados", dijo el finlandés Alexander Stubb a su llegada a una reunión de ministros de Exteriores de la UE.

Stubb indicó que la UE debería contemplar la posibilidad de aceptar a presos contra los que no se han presentado cargos pero que no pueden volver a sus hogares, y evaluar cualquier solicitud de estatus de refugiado.

El número de estos presos está entre 55 y 60, incluyendo uigures musulmanes chinos que según Washington no pueden volver a China porque serían perseguidos, libios, uzbecos y argelinos que correrían peligro en sus países natales.

El Gobierno de Bush intentó en vano persuadir a sus aliados de la UE para que aceptaran a algunos de ellos, pero los gobiernos europeos, que llevan años pidiendo el cierre de la prisión, ahora quieren reparar relaciones con EEUU que se vieron dañadas por las disputas sobre la forma en la que Estados Unidos gestionó su "guerra con el terrorismo".

"Éste es un problema estadounidense y tienen que solucionarlo ellos, pero estaremos dispuestos a ayudarles si es necesario (...) Creo que la respuesta de la UE será 'sí'", dijo el responsable de Política Exterior, Javier Solana, cuando se le preguntó si aceptarán algunos detenidos.

Pero algunos estados, como Holanda y Austria, han dicho que no están dispuestos a aceptar presos y el Gobierno alemán está dividido sobre el tema.

"No es una cuestión fácil y depende de cada país decidir", afirmó el ministro checo de Exteriores, Karel Schwarzenberg, antes de la reuniones a puerta cerrada que pretendían alcanzar una posición común en el asunto.

Los ministros de distintos países dijeron no haber recibido aún una petición formal del nuevo Gobierno de EEUU en este sentido.

¿PRESOS DE VECINOS?

Diplomáticos europeos señalaron que aceptar detenidos de Guantánamo tendría implicaciones legales y de seguridad, y podría provocar una reacción pública a pesar del fuerte apoyo que tiene Obama en la Unión.

"Sinceramente, no estoy seguro de que les gustara tener a un detenido en Guantánamo como vecino, aunque les digan 'Eh, es un buen tipo'", dijo un diplomático europeo que sin embargo apoyaba la acogida de algunos presos en Europa.

El diplomático añadió que los estados miembros sólo deberían aceptar internos que pudieran integrarse con facilidad en su país. Así, explicó, traer detenidos norteafricanos a países europeos que ya tienen grandes comunidades de esa zona sería más fácil que encontrar hogares para los uigures.