Público
Público

Cayo Lara abre las puertas de IU "a todos los que quieran transformar la realidad de nuestro país"

El coordinador federal saliente se da un baño de masas. De los 686 delegados presentes, 624 dieron el visto bueno a su labor, nueve votaron en contra y 53 se abstuvieron. La

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nombre de Izquierda Unida ha cobrado este viernes todo el sentido del mundo. La primera etapa de la X Asamblea Federal que se celebra hasta el próximo domingo y en la que se reelegirá a Cayo Lara como coordinador federal, ha dado muestras de que la federación es capaz de cerrar las heridas abiertas después de muchos años de luchas internas por el control de la dirección.

Las delegaciones de todo el país reunidas en el Hotel Auditorium de Madrid dieron su apoyo masivo a la gestión de Lara durante los últimos cuatro años. De los 686 delegados presentes, 624 aprobaron su labor, nueve votaron en contra y 53 se abstuvieron.

El trámite ha tenido una gran carga constructiva y las intervenciones de cada delegación han servido no sólo para cerrar heridas, sino para demostrar que las representaciones que IU tiene en cada comunidad autónoma están convencidas de que esta vez es la definitiva para lanzar una formación de izquierda alternativa sin complejos y abierta a todo el mundo que haga de catalizadora de una salida social a la crisis. 

Ese fue el mensaje de Lara en la apertura del cónclave, 'IU tiene que crecer y hacer converger a cuantos quieran transformar la realidad de nuestro país', dijo, remarcando que, independientemente de que esos matices entre las sensibilidades que componen la organización puedan crear roces -y que en ocasiones han puesto en un serio aprieto a la dirección federal-, 'la amalgama tiene que seguir creciendo aunque cueste gestionar la pluralidad'.

'El reto que tenemos por delante hace pequeñas nuestras diferecias internas. Necesitamos fraternidad, generosidad, diálogo... porque hasta en la guerras se firman armisticios y los contendientes se echan la mano', diría ya casi al filo de la medianoche.

El ambiente que se respiraba en el edificio, después de que Gaspar Llamazares, líder de Izquierda Abierta junto con Montserrat Domínguez, anunciara el jueves que habían llegado a un acuerdo con la dirección federal para no presentar una lista alternativa, era inusitadamente relajado. '!A ver, quién es el tapado! que lo diga ya', decía en tono jocoso un delegado por los pasillos. 'Aquí no ha pasado nada', decía otro.

Los actos de la Asamblea empezaron con una hora y media de retraso. Finalmente se constituyó la Mesa de presidencia y Yolanda Díaz, coordinadora de Esquerda Unida, fue la encargada de dirigirla. Tras una breve intervención, en la que recordó que los que vivimos 'son tiempos de excepción que requieren respuestas excepcionales. Tenemos que tener grandeza, altura de miras. Estar a la atura de las circunstancias. La batalla por ahora la ganan ellos pero esta X Asamblea tiene que reforzarnos para que nosotros ganemos y construyamos una alternativa', fue el turno de Lara.

'Estamos viviendo la mayor involución social y cultural de la etapa democrática. Nos expolian en todas las lenguas, nos expolian a la clase trabajadora, a la mayoría social, a las capas medias de la sociedad. No entienden de fronteras ni lenguas, van a por todo y esta formación tiene que acabar con las politicas neoliberales', dijo.

Lara había empezado felicitando al embajador de Palestina 'por haber conseguido su espacio merecido en la ONU', deseando al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, una pronta recuperación y reconociendo el valor del Movimiento 15-M 'y las diferentes mareas' que son las que están convirtiendo la nuestra en una sociedad más viva y crítica. Pero su discurso giró en torno a cuatro ideas fundamentales:  apertura, defensa de la democracia, alternativa y esperanza. 

El 15-M, que ha sido protagonista en varias de las frases del coordinador, se encuadraría en las dos primeras. Lara dijo que el Movimiento ha sido 'una sacudida a las conciencias de mucha gente', incluidas las de los políticos, y un elemento que 'ha conseguido repolitizar a gente que no pensaba en la política'. Lara hacía esta referencia a la militancia social ya que la política de IU en estos cuatro años se ha centrado en la calle. 'Formamos parte de la calle, está en nuestro ADN', diría en el discurso de cierre.

'La indignación también habita en esta organización desde el minuto uno'El coordinador saliente recordó en varias ocasiones cómo pidió nada más terminar la IX Asamblea una huelga general para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y cómo los diputados y militantes de IU han estado con sindicatos, en los piquetes informativos de otras dos huelgas generales más y en el 25-S y el 29-S 'porque la indignación también habita en esta organización desde el minuto uno', exclamó.

'Hicimos un análisis correcto de la crisis', dijo Lara, destacando que 'hace cuatro años la proporción de votos con respecto al PSOE era de 1 a 11. Hoy es de 1 a 2. Esto quiere decir algo. Hemos logrado un grupo paramentario cohesionado. Hemos llevado a cabo campañas solventes y austeras y por eso también crecemos electoralmente en un marco en el que el PP con la mayoría absoluta hace política de clase'. 

Lara tuvo mucho tiempo para el Gobierno de Rajoy y para el anterior de Zapatero: 'El PSOE abrió la puerta con la reforma laboral y el PP le pegó el patadón a la puerta contra los derechos adquiridos durante tantísimo tiempo',  o 'El PP está incumpliendo sus compromisos con los pensionistas de este país. Ha incumplido todo su programa, por eso decimos que tienen legalidad pero no legitimidad', fueron algunos de los dardos que mandó.

'¿Es que tiene el ministro de Hacienda una lista de los defraudadores? ¿Y qué hace que no ha ido a la Fiscalía?' Sobre el presidente del Gobierno se preguntó 'cómo puede estar contento con que el BCE vaya a supervisar a los bancos europeos cuando no va a supervisar a las cajas alemanas que acaparan un billón de euros de la deuda del resto de países'.  'No quieren construir una Europa más social -prosiguió- , sino la del capital financiero especulativo. Se ve en los Presupuestos de la UE, que quieren dejar en el 1,1% del PIB. No quieren poner mas recursos para no construir esa Europa social', advirtió.

Pero sin lugar a dudas uno de los momentos estelares fue cuando se refirió al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que el viernes anunció que publicaría los nombres de evasores y defraudadores más importantes del país. '¿Es que tiene el ministro de Hacienda una lista de los defraudadores? ¿Y qué hace que no ha ido a la Fiscalía?', dijo en tono irónico después de que IU presentara el pasado lunes una denuncia ante el la Fiscalia General del Estado exigiendo -como también ha hecho Público a través de su campaña en Facebook 'Queremos saber quiénes son los que nos están robando'- que se investigue a las personas que aparecen en la conocida como lista Falciani

Lara tuvo tiempo hasta de dar alguna sorpresa. IU presentará una querella 'contra los que han dilapidado los recursos de Bankia', anunció el líder de la federación, que fue también muy crítico con la corrupción. 'Nosotros no tenemos una Gürtel, no tenemos un Palau. Tenemos militancia [...] Hay hasta un miembro de la casa real, ¡Qué ayuda más importante para la República, pero qué desastre democrático!', dijo.

A Gerardo Díaz Ferrán, el expresidente de CEOE, 'ese empresario ejemplar, le deseamos que pase mucho tiempo entre rejas', reclamó.

Lara cerró su discurso de manera emotiva, haciendo referencia a que IU debe salir de esta Asamblea con la capacidad para dar respuesta a la ciudadanía. 'La gente necesita tener esperanza y debemos contribuir a encontrar el camino de esa esperanza. No les defraudaremos', sentenció.

Tras el discurso de Lara debían intervenir los coordinadores regionales y dar su opinión sobre la gestión del coordinador saliente. Aquí era uno de los pocos momentos en los que se esperaba que pudiera producirse algún exabrupto, pero ni eso. Pedro Escobar, líder de la díscola IU Extremadura, que hace dos veranos se abstuvo en la votación de investidura de José Antonio Monago, del PP, provocando que los conservadores se hicieran con el Ejecutivo regional tras 28 años de dominio del PSOE, dio una explicación de su decisión que posiblemente haya convencido a todos.

'Nos abstuvimos no para darle el Gobierno al PP sino porque queremos dejar de ser la marca blanca del PSOE', exclamó. 'IU es siempre con la primera con la que el PSOE se va a la cama y estamos hartos de que el PSOE tenga ese derecho de pernada'.

'Sé que os hemos puesto en apuros muchas veces, sobre todo a Cayo. Somos como ese hijo del que todos se avergüenzan pero que no deja de ser un hijo de la familia', aseguró poco después de dirigirse directamente al coordinador saliente: 'Cayo, tu gestión no ha sido un éxito, ha sido un gran éxito'.