Público
Público

Los cazas de combate se convierten en arte en Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El caza de combate se convierte en una instalación artística en la última edición de la muestra de escultura contemporánea británica en Londres.

La exposición "Harrier and Jaguar" de la artista Fiona Banner mezcla la amenaza y la belleza de dos aviones de combate británicos que han luchado en Bosnia y el Golfo, en la décima edición de la Duveens Comission de la Tate Britain.

Las mayestáticas galerías neoclásicas Duveen de la Tate Britain pueden ser un espacio difícil, pero Banner ha estado a la altura de la ocasión con su obra más grande hasta la fecha, que coloca un Sea Harrier colgado del techo por su cola y un caza Jaguar tumbado panza arriba.

"El espacio Duveen no es adecuado para cualquier artista", explicó a Reuters la comisaria de la exposición, Lizzie Carey-Thomas. "La arquitectura es bastante dominante".

El morro del Harrier cuelga a no más de 30 centímetros del suelo de la galería, y las plumas pintadas en sus alas y su cola ayudan a que los espectadores se acuerden del aguilucho (harrier, en inglés) que le da nombre.

Los delicados motivos pintados en el cuerpo del avión recuerdan a la decoración tradicional del morro de los cazas, y pretenden destacar la tensión entre la belleza de estos objetos y su función como instrumentos de guerra, indicó Carey-Thomas.

"Por un lado son atractivos y seductores", indicó la comisaria. "Pero al mismo tiempo, su propósito es uno que creemos puede tener más de una posición moral en contra", añadió.

El Jaguar yace boca arriba, se le ha quitado la pintura y está pulido hasta brillar.

Como el depredador que le da nombre, el Sepecat Jaguar XZ118 es esbelto y letal. Combatió en la primera Guerra del Golfo en la Operación Tormenta del Desierto, pero entre los muros de la Tate Britain parece un cadáver patas arriba.

La fascinación de Banner con los cazas comenzó con un encuentro con unos aviones que volaban bajo en las montañas de Gales.

"Recuerdo largos paseos sublimes en las montañas galesas con mi padre, en los que de pronto un caza atravesaba el cielo, y lo irrumpía todo", indicó la artista en la página web del museo. "Era tan emocionante, ruidoso y abrumador, te quitaba literalmente la respiración. El sonido parecía llegar de ningún sitio, y todo lo que veías era una sombra y el avión ya no estaba".

Banner también ha recopilado un libro con todas las naves actualmente en servicio en todo el mundo, y en 2007 trabajó en el proyecto de árboles de Navidad de la Tate Britain, para el que colgó 123 modelos de Airfix de las ramas del árbol.

El desnudo y el sexo son otros temas centrales en su obra, y su transcripción de una película pornográfica fue nominada a un premio Turner en 2002.

"Harriet and Jaguar" estará en la Tate Britain de Londres hasta el 2 de enero de 2011.