Público
Público

CCOO denuncia que Figar mintió sobre su decisión de no cerrar uno de los 12 colegios afectados por la fusión

La consejera de Educación de Madrid aseguró en la Asamblea que los alumnos del Vasco Núñez de Balboa no tendrían que trasladarse, pero ahora impide que se matriculen los niños de tres años, según el

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ante el 'grave riesgo de absentismo escolar', la consejera de Educación de Madrid, Lucía Figar, anunció en el pleno de la Asamblea del pasado 11 de abril que el colegio Vasco Núñez de Balboa no se vería afectado por su 'reorganización de centros'. Efectivamente, esta escuela de Primaria (3-12 años) no cerrará el próximo curso, pero es probable que sí lo haga en un mayor plazo de tiempo, ya que, según denuncia CCOO, la Comunidad no permite que se escolaricen niños de tres años para el 2013-2014. Es decir, que, de continuar con esta medida, el departamento de Educación terminará vaciando el centro, gota a gota, año tras año.

El Núñez de Balboa era uno de los doce centros incluidos en el decreto de 'fusión de colegios' de Figar que supondrá el cierre de los mismos. Según la Consejería, es una medida 'habitual' que se debe 'al exceso o falta de demanda de matriculación'. Tras las numerosas protestas ciudadanas de los últimos meses reclamando la retirada de esta orden , la titular de Educación recapacitó y decidió escuchar -aunque en una mínima parte- las reclamaciones de la comunidad educativa. El Vasco Núñez de Balboa, situado en el barrio de Fuencarral de Madrid capital, sería 'una excepción' porque era el colegio que quedaba 'más lejos ' de aquel con el que le tocaba fusionarse y se corría 'grave riesgo de absentismo' si los alumnos, en gran mayoría de etnia gitana, eran obligados a trasladarse.

'Después del anuncio de Figar, todos celebramos con una fiesta su decisión de no cerrarnos el colegio, incluidos concejales del PP que saben que es beneficioso para ellos tener colegios públicos en el distrito', afirma la delegada de FREM-CCOO en el Núñez de Balboa, Elena Santiago. 'El colegio público más cercano está a 1,8 kilómetros, pero pegado al nuestro hay otro colegio concertado que, ni los padres pueden pagar ni en el que los niños se fueran a sentir a gusto', destaca Santiago, apuntando a la posible intención de la Consejería de fomentar la enseñanza privatizada frente a la 100% pública. 'El distrito de Fuencarral es una zona muy golosa para la especulación urbanística', señala también, con ironía, Isabel Galvín, secretaria general de FREM-CCOO. 

Galvín, que cree en la posibilidad de que terminen tirando 'un colegio construido en los años 20', asegura que 'es más caro perder la inversión realizada en él, que seguir manteniéndolo abierto'. La Consejería, en cambio, continúa sin dar datos de ahorro respectivos a la 'reorganización'. Es más, tampoco contesta a las peticiones de información de este diario. Público ha intentado, también sin éxito, recabar la versión del departamento de Educación sobre el cierre de matriculaciones para los niños de 3 años en Núñez de Balboa.

En cuanto a la falta de demanda, las portavoces del sindicato que ha destapado esta polémica aseguran que el argumento de la Dirección de Área Territorial (DAT) -órgano dependiente de la Consejería- no se sostiene. 'Hay 13 solicitudes de nueva matrícula en el colegio y, muchas de ellas, son de hermanos de niños que ya estudian aquí, con lo que, legalmente, casi habría que escolarizarlos por obligación', explica Santiago. 'En cambio, la respuesta que recibimos cuando fuimos a reclamar a la DAT es que 'si quieren estar con sus hermanos, que quiten a los mayores del colegio'', denuncia. 'Claro que no es de extrañar porque la responsable de la DAT de Madrid capital, Belén Aldea, siempre ha dicho que, si de ella dependiera cerraría el colegio porque no le parece un centro del siglo XXI', añade la delegada de CCOO, que pidió entrevistarse con Aldea. 'Me dijeron que estaba muy ocupada y que no me atendería hasta junio. Lo gracioso es que el proceso de escolarización para el curso que viene termina este viernes', apostilla Santiago.

Por otro lado, además de denunciar 'la visión que tiene la Consejería, que concibe los colegios como empresas que tienen que ser rentables, sin darse cuenta de que lo rentable de lo público es el servicio que se presta', Elena Santiago asegura que Figar tampoco respeta la libertad de elección de centro en la que se basa el nuevo decreto de área única de escolarización. 'Hasta las madres de los niños, que están 100% integradas gracias a la buena comunicación del centro con las familias, lamentaban que les iban a quitar su colegio', relata la delegada de CCOO. '¿Eso es respetar su libertad de elección?', se pregunta.

En la misma línea se expresa también Isabel Galvín: 'Figar está incumpliendo su propia ley de libertad de centros porque en el Núñez de Balboa, habiendo demanda, no deja a los padres que matriculen allí a sus hijos'. Una reclamación que también han realizado los padres de los colegios afectados por el cierre en Leganés (Verbena y Valle Inclán) y que demuestra, según Galvín, que 'no hay libertad de elección porque la Administración manipula e interviene en la oferta: se pueden elegir los colegios que Figar quiere que se elijan'. 'Eso demuestra que su propia ley es una mentira, pura propaganda para manipular a la opinión pública', concluye.